Y hasta que no cambie la partitocracia a favor de la democracia, no levantaremos cabeza

Miren que artículo tan interesante:

Alemania debe condicionar su aportación a España

Y este de Nuria Chinchilla:

La calidad de nuestra democracia. Nuria Chinchilla.

Como hemos repetido en estas páginas, en España el problema de fondo es político. La democracia española es muy pobre y los partidos políticos ostentan la mayor parte del poder, lo que da lugar a la no separación de poderes, a corrupciones, a baja calidad de los políticos y en definitiva a agravar y no poder salir de esta crisis galopante.

Los problemas de la representatividad en España

Seguir leyendo

A los hombres les gustan más las mujeres redonditas cuando tienen hambre

Estoy leyendo un estudio en el que dice textualmente “a los hombres les parecen más guapas las mujeres redonditas cuando tienen hambre* además de que juzgan con menos severidad los comportamientos impulsivos de ellas respecto a la comida.

Ve tú aquí en qué quedan esas cuestiones meramente racionales y esos problemas grandilocuentes especulativos y sesudos cuando metemos en el cóctel estados biológicos y apetitos tan básicos como tener hambre, o sueño, o sed, o calor, o…

Si es que… je, je, je.

* El estudio es de Swami y Tovée “Does hunger influence judgments of female physical attactiveness” British Journal of Psycology 2006.

Bueno, venga, vamos a algo más espiritual -¡como si se sustentara en algo distinto!- contentos de estar vivos en vez de muertos.  La escritora rusa Eugenia Guinzbourg, evocaba un recuerdo que atesoraba de cuando se la condujo al tribunal político que acaso la condenaría a muerte “al otro lado de las ventanas se erguían grandes y oscuros árboles: escucho con emoción el murmullo secreto y fresco de las hojas. Creo escucharlo por primera vez ¡Ese susurro me conmueve!”

Incluso en esos momentos, o tal vez precisamente en esos momentos en que pienso que voy a morir ¿acaso haya algo más relevante que conmoverse con el susurro de las hojas?

Kítaro.

Seguir leyendo

Nos mueve el reto, no el lamento

Disfruten de esta divertida y sensata exposición de Achor que versa sobre la actitud, los atípicos positivos, los bombardeos de información negativa que recibimos de las noticias e intelectuales, sobre que el 90% de la felicidad no proviene del exterior sino de como lo veamos y procesemos, que el 75% de un éxito depende de nuestros niveles de optimismo en conseguirlo, de recibir la presión como reto en vez de como amenaza… en fin, véanlo si les he conseguido seducir:

Siendo positivos, conseguiremos mucho más. Shawn Achor.

Nos mueve el reto, no el lamento.

No es ninguna artimaña, nuestro cerebro funciona de este modo.

No renuncio a la tristeza, ni a la alegría, dos sentidos de la misma dirección, pero ambas tienen que ver más con lo que la vida es que con lo que pasa en ella, y pasa a menudo lo que hagamos que nos pase: nos mueve el reto, no el lamento.

Apliquémoslo a esta situación de recesión europea: nos moverá el reto, no el lamento

Y es que las quejas constantes son insoportables… ¡hasta para el que las hace! y por tanto ineficaces.


Seguir leyendo

for the bird

http://www.youtube.com/watch?v=2Cers3vJcos&NR=1

For The Bird

Cantan. Cantan.
¿Dónde cantan los pájaros que cantan?

Ha llovido. Aún las ramas
están sin hojas nuevas. Cantan. Cantan
los pájaros. ¿En dónde cantan
los pájaros que cantan?

No tengo pájaros en jaulas.
No hay niños que los vendan. Cantan.
El valle está muy lejos. Nada…

Yo no sé dónde cantan
los pájaros -cantan, cantan-
los pájaros que cantan.                                  Juan Ramón Jiménez

Seguir leyendo

Los problemas de la representatividad

Un vídeo de hace 50 años

El problema, me parece, es la curiosa mutación que convierte a los ratones en gatos (respecto a sus congéneres) al entrar en contacto con el poder.

Y este, no es un problema de ratones o de gatos -no podemos depender de la presumible bondad de ratones o gatos-, sino de sistema. No puede seguir actuando un sistema de representatividad en el que los partidos políticos -ni entidad o individualidad alguna- acaparen el poder, porque lo utilizarán para autoperpetuarse. Es una tendencia innata de los seres vivos esta manía de autoperpetuarnos.

Nuria Chinchilla propone lo siguiente, ya lo hemos indicado en otras ocasiones:

http://www.youtube.com/watch?feature=player_embedded&v=wBPRp2wwHyg

Seguir leyendo

El pánico como antesala del cambio

El pánico como antesala del cambio. F.Quevedo. El Confidencial. Un artículo certero en su planteamiento, me parece. No estoy tan de acuerdo con el final en el que culpa a los políticos cortoplacistas, olvidándose de los banqueros -y abusadores varios- cortoplacistas.

¿ Cómo las alegrías de un banquete y los tormentos del suplicio pueden ser la misma cosa? ¿ Eso te sorprende? Pues he aquí una cosa que ha de sorprenderte más: las alegrías del festín son un mal, los tormentos del potro son un bien, si en las primeras nos conducimos vergonzosamente y en los últimos con dignidad. Las cosas no son buenas o malas por sí mismas, sino por la virtud; la virtud, que dondequiera que va les da a todas las cosas el mismo valor, igual medida.( LXXI)

Séneca

Seguir leyendo

El mal del viajero

Ha amanecido nevando. Dejó de oírse la lluvia y ¡zas! se cambió por copos de nieve.

Con tantos menesteres que atender, a veces el cuerpo se revela allá por donde puede, le llaman el mal del viajero para relativizar y resumir. Mas nada de ir al médico que es peor, como me indicaba un amigo en esta divertida parodia del Martín Fierro del viejo Vizcacha:

Si sos un tipo feliz
sin temores y sin miedos
no se te ocurra jamás
dejarte hacer un chequeo,
porque te vas a enterar,
sin siquiera suponerlo,
que estás en las diez de últimas
aunque te cueste creerlo.


Nuevos consejos del
seguro van a decirte,
que te sobran triglicéridos
lo mesmo que fosfolípidos,
sin colesterol del bueno,
y que por los ateromas,
que ellos te van produciendo
ya tenés la cañería
tapada de medio a medio:
que eso preanuncia un infarto, que todo es cuestión de tiempo…

También te puede ocurrir
que te encuentren un bloqueo,
una elongación de aorta
que no augura nada güeno;
taquicardia sinusal
que habrá que parar a tiempo,
o una isquemia de cuidado
en el ventrículo izquierdo.
Son enormes las variantes
del informe del chequeo,
todo es cuestión del color
del cristal de tu galeno:
inflamación en el colon,
irritación en el recto,
que el intestino delgado
no absorbe los alimentos;
exceso de fosfatasas
o carencia de anticuerpos;
que puedas tener mareos
por culpa del oído medio,
enfisema pulmonar,
úlcera en el duodeno,
insuficiencia renal,
cálculos en el colédoco;
y hasta te pueden decir
aunque no entiendas ni medio,
que hay una falla en el ácido
desoxirribonucleico.


Y aunque te sientas fenómeno
y así le insistas al médico,
lo tenés que aceptar todo
porque lo dice el chequeo.
Lo que más te va a asombrar;
-aunque en esto seas un lego-
es la gran similitud
de todos los tratamientos
excluyendo, por supuesto,
el tema medicamentos:
siempre una dieta hipo sódica,
andar kilómetro y medio
y nada de carnes rojas
ni embutidos ¡y ni quesos!;
sí pescado -bien hervido-,
y pollo, pero sin cuero…

Tendrás que decirle adiós
a tus grandes compañeros:
el whisky y el cigarrillo,
y hasta al cafecito negro.
Si a vos, que antes del chequeo,
casi te creías Tarzán,
poco menos que un pendejo,
te digan ‘que estás pal jonca
si no lo tomás en serio’…

Por eso querido amigo
a aconsejarte me atrevo:
si sos un tipo feliz,
sin temores y sin miedos,
¡no se te ocurra jamás,
dejarte hacer un chequeo!

Seguir leyendo