A la espera de lo inesperado

Podemos salir de una guerra de exterminio, no indemnes, pero sí expandidos. A la espera de lo inesperado.

Probablemente quien sepa reconocer su vulnerabilidad esté muy cerca de lograr la fuerza de ánimo necesaria para echarse a vivir en estos tiempos de extrañeza.

En CERM trabajamos a partir de nuestras carencias, las humanas. A partir de ahí podemos alzar nuestra mirada y abrir nuevos horizontes ¿Qué vamos a hacer con nosotros?

 

Seguir leyendo

Hiperinflación de las narraciones

Hoy vivimos inmersos en una hiperinflación de las narraciones.

Los cuentos nos encantas a los humanos. Compramos marcas, más por la narrativa que por el producto en sí.

Esto lleva a una narrativización desmesurada de las empresas, en detrimento de la acción fruto del ensayo y del… acierto, pues acertar es humano.

Un saber que no rinda cuentas con la realidad es muy peligroso.

Seguir leyendo

Responsabilidad Social Corporativa

Responsabilidad Social

Consideramos que nos encontramos en una sociedad desresponsabilizada formada por multitud de individuos débiles -aquellos que aplazan toda decisión y desplazan toda responsabilidad-. En ese entorno hay quienes eligen tomar las riendas de su destino individual y colectivo; los trabajadores y las empresas son buenos candidatos para ese logro. La empresa se ha de ganar cada día su derecho a la supervivencia y esa es una gran responsabilidad de todas las personas que la forman. Responsabilidad de la acción. Responsabilidad de la omisión.

Estos tres vídeos ilustran la toma de conciencia del entorno en el que nos movemos y también los dos pilares sobre los que edificamos nuestra responsabilidad social: el Espíritu Agonal y el Combate al Síndrome de Procusto:

 

 

Seguir leyendo

Appassionata

 

Estrenando los primeros minutos del día de hoy con Scerrati ofreciéndonos en concierto privado -en casa- la sonata Appassionata de Beethoven.

 

Aquí va el tercer movimiento:

 

Apasionante la vida

Seguir leyendo

Chopin. Sonata para piano n. 2 op 35

 

Esta maravilla de cuatro movimientos (ver Sonata para piano nº 2 Op, 35en si bemol menor. Wikipedia) fue publicada con la Marcha Fúnebre introducida en 1840 como su tercer movimiento.

Hace 176 años y nos conmueve hoy hasta el fondo ¿nos conmueve igual? Tal vez no. Ahora vivimos más, nuestro imaginario de la muerte es bien otro.

 

Algunos resucitan, pero lo habitual es morirse.

 

A continuación la sonata completa. La Marcha Fúnebre en el minuto 14.

Seguir leyendo