Vuelo en Las Coloradas

   ¡Vuelo en Las Coloradas de Gran Canaria! ¡qué privilegio!. Hacía tanto viento que para despegar fue necesaria la ayuda de tres personas aguantando el parapente para no salir hacia atrás, y para aterrizar (en el mismo despegue) emplear el acelerador a fondo sin tocar el freno (en la foto).

En cuanto pueda, vuelvo.  Aquí, gracias al viento laminar se pueden volar tantas horas, que es posible entrenar en tres o cuatro días lo que en el Pirineo llevaría un año.

Seguir leyendo

Primer vuelo juntas mis dos hijas y yo

 

Si ayer fue tremendamente emocionante volar con Rebeca, hoy no tengo palabras para describir el vuelo que hemos realizado las tres, Ares, Rebeca y yo, juntas por primera vez, al límite de la borrasca que minutos después ha descargado con fuerza en el Berguedà. La succión era tan fuerte que incluso con orejas en el parapente, sguíamos subiendo. 

Tienen ambas una elegancia innata para volar.

Adjunto este vídeo de un parapentista que parece haber sobrevivido a la succión de un cúmulonimbus. Lo pongo en duda… no obstante, explica muy bien lo que significa la succión de una nube así   http://www.vimeo.com/2742190  La contraseña para verlo es  natgeo.

Este otro en cambio es real, grabado por su protagonista. Fíjaos que a pesar de poner orejas y picar en barrena, sigue subiendo. El sonido que se oye es el variómetro (indica la valocidad de subida vertical), que pita más seguidamente a  cuanta más velocidad se asciende: http://www.portaldenoticias.com/video/yt-Rmb8pvvLyHY

Seguir leyendo

¿Es posible la perfección en la pasión?

Sara Baras en El Albaicín. La perfección de la pasión:

http://www.youtube.com/watch?v=YwushBt_Hpw&feature=related

Y hablando de pasión y perfección. Hoy hemos volado por vez primera Rebeca y yo (cada cual en su parapente, claro), un vuelo de travesía magnífico. Desde la sierra de La Figarasa, cogiendo altura, para poder cruzar por encima del Santuario de Queralt, y volver a coger altura, en la cara sur, para llegar hasta Aviá. No es de extrañar que Rebeca, de 15 años,  me haya confesado hace un momento, que había vivido momentos de la más intensa emoción y conciencia de estar viva. ¿Perfección y pasión?.

Rebeca es mi hija pequeña.

Seguir leyendo