Chile

He podido vivir desde Santiago el triunfo de la democracia en Chile en la jornada electoral de ayer domingo 15 que ha dado la presidencia del país a Michelle Bachelet.

Bachelet presenta un programa de gobierno con reformas profundas –de La Constitución, tributaria, educativa, sanitaria y avance social (Ver aquí)- que pretende redistribuir los beneficios del innegable progreso chileno logrado por Piñera, aún a costa de comprometer económicamente el propio progreso. Y es que los compromisos del programa de la nueva presidenta son carísmos.

Han sido unas elecciones muy interesantes. Nueve candidatos en primera vuelta y dos candidatas en la segunda vuelta nada sospechosas de corrupción ni de querer otra cosa que el servicio público. Una proveniente de una familia afecta a Pinochet y la otra de una familia víctima. En cuanto se supo que Michelle había ganado, Evelyn Mattei fue personalmente a felicitarle y ponerse a disposición con la finalidad del mejor bien para el país. Estos gestos son importantes.

Por primera vez el voto ha sido libre y ha habido una abstención del 60%, por lo que Michelle Bachelet ha sido votada en realidad por el 24% de la población con capacidad de voto y el 62,16 % de los votantes. En Chile las instituciones son seguramente las que funcionan mejor de los países sudamericanos, por tanto generan la posibilidad de elegir o descartar representantes y forjar así el futuro comunitario. De eso se trata.

A continuación primer discurso como nueva presidenta. Me pareció entrañable el detalle de su madre y aliada, emocionada, tras ella, arreglándole la estola con cariño en varias ocasiones:

http://www.youtube.com/watch?v=UP5e_cbF6nY&feature=youtube_gdata

Quizá también te interese

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *