¡Claro que sí!

Aunque ocurra lo mismo, no es lo igual mirarlo deprimido que con una sonrisa. Con la sonrisa acaso hasta podremos hacer algo ¡activa nuestros genes y nuestras neuronas!

Lo ha puesto hoy mi maestra Nuria Chinchilla en su blog y lo reproduzco porque me parece estupendo.

Quizá también te interese

1 comentario

  1. Que vieo más alentador… ya tengo razones mayores para comenzar la semana con alegría. Que mágico video, hasta me dieron ganas de bailar! Gracias Pilar Almagro.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *