Confianza laboral en uno mismo

Cuando se trabaja para terceros, se aprecia sobremanera, y a veces se exige, que los jefes y en definitiva el empresario apueste por nosotros, nos otorgue la confianza y la vida (laboral) eterna. Esto contrasta con una habitual falta de confianza en uno mismo.
¿No tengo confianza en mi mismo como profesional y pido que la tenga otro?. ¿Qué soy, a qué aspiro, en qué soy buenísimo, de que proyectos puedo presumir, estoy dejando huella?. Esas son las preguntas de quienes tienen las riendas de su vida laboral en sus manos, de quienes son directores generales de su vida laboral y no ceden las riendas a sus jefes o empleadores para que les hagan el “plan de carrera”.

Quizá también te interese

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *