CONFIANZA

Decía Kant:

Ningún estado en guerra con otro debe permitirse tales hostilidades que hagan imposible la confianza mutua en la paz futura”. 

Las estratagemas deshonrosas, que impidan que aún en plena guerra desaparezca la confianza en la palabra del enemigo, harán que no se pueda acordar nunca la paz y las hostilidades se desvíen hacia una guerra de exterminio, en la que solo sea posible la paz del cementerio.

Esto, que es aplicable entre los estados, aún lo es más entre las personas, ya que cuando desaparece la confianza en el otro, no es posible construir paz ni cosa alguna. Y por eso las crisis de confianza, como la que nos envuelve, son a veces imposibles de resolver y solo cabe olvidar y comenzar algo nuevo entre nuevas personas que no hayan participado de las indignidades, mentiras, vilezas y quebrantos anteriores.

Quizá también te interese

1 comentario

  1. ¡Cuanta verdad, Pilar!!!

    ¡Cuanta sabiduria en estas breves palabras!!

    Cuando la confianza se rompe por miserias, indignidades y abusos, es practicamente imposible de restaurar, como si de un jarrón chino de una antigua dinastia se tratara. Por más que se pegue, siempre quedarán las marcas de la rotura, y nunca podra volver a ser posible la armonia.

    La unica solucion es la ruptura total y la lejania ya que de lo contrario las heridas nunca podrán cicatrizar y sangraran constantemente. No es posible el buenismo de pensar que todo es posible, que con buena voluntad todo se arregla, porque cuando hay traición e iniquidad, el mal es perpetuo y el corazón no sana.

    La unica paz posible es la separacion y la lejania.

    Un abrazo admirado

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *