Conmovido hasta las lágrimas

Sentirse con frecuencia profundamente conmovido e inspirado, tal vez sea el elixir de la juventud y la longevidad.

Mantenerse cercano y vulnerable  a lo que genera emociones humanas intensas y sinceras, para vivir una vida en plenitud.

Desde nuestro bagaje genético, estos milagros -encanecer en un día, sanar de repente o levantar un coche que ha atrapado a un niño- forman parte de nuestro programa. Nuestra propia actitud ante los acontecimientos, activa unos genes y desactiva otros. Por eso en tantos casos pienso que la vitalidad, la enfermedad, los logros, los fracasos y las diferencias entre edad cronológica y edad biológica, son “psicológicos”.

Conmoverse hasta las lágrimas

Quizá también te interese

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *