Desajuste de planes, compromisos, contratos y relaciones…

Cuando damos una respuesta vacía a la pregunta ¿POR QUÉ?  nos desentendemos, des-entendemos el problema y solo nos preocupamos de un CÓMO, el que toque por moda o interés.

Creo que nos enfrentamos no a una deuda y una recesión sino a mucho más, a un desmoronamiento de la civilización actual si no actuamos creando un nuevo impulso. El coste de apuntalar lo que se cae es mucho mayor que el de construir de nuevo. Y mientras apuntalar no genera nuevas oportunidades, crear algo nuevo, acorde con el momento que vivimos, abre toda suerte de potencialidades.

Publica mi Profesor Argandoña en su Blog :

“Una recesión no es solo el crecimiento negativo del PIB durante al menos dos trimestres, con sus efectos sobre la actividad, demanda, empleo, etc. Es, sobre todo, undesajuste de los planes, compromisos, contratos y relaciones entre agentes económicos que, en definitiva, se basan en expectativas de esos mismos agentes.

Por ejemplo, el auge de la construcción en España se basó en supuestos como que las familias mantendrían sus ingresos a largo plazo, que los bancos tendrían acceso a la financiación de los mercados internacionales, que los compromisos de devolver las hipotecas se podrían cumplir, al menos para la mayoría de los ciudadanos,… Pues bien, la recesión es la ruptura de todo eso, agravada por el hecho de que cada agente reacciona a sus intereses y preferencias, a su información limitada, a la incertidumbre,…

Y obliga a ajustar precios (los de la vivienda, por ejemplo), planes, contratos, compromisos (lo que ocurre muy lentamente)… “

Me parece muy acertado. Los subrayados son míos.

El sistema actual se basa en unas expectativas que cuando cambian sustancialmente, todo ha de reajustarse. Y están cambiando muchas cosas de manera significativa. En España había 50 entidades bancarias hace tres años y ahora solo quedan 12 y continúan bajando.

Conviene recordar que Europa es hoy la mayor economía del planeta, con el 25% del PIB mundial, pero en 2030 se prevé que lo sea la economía China, superior a la de EEUU y Europa occidental juntas. Cambian las partes y las relaciones entre ellas. También se consideran partes que antes se despreciaban, como los demás seres vivientes del planeta o el planeta mismo.

Así, Todo es Todo. Tanto las partes como los sistemas de relaciones entre las partes y me hace pensar que la ética es precisamente una cuestión de ajuste, de estética.

Quizá también te interese

.

1 comentario

  1. Si Pilar, estamos asistiendo a un desmoronamiento de la actual civilización, o sea a un cambio de Paradigma, y vale más que nos dediquemos a construir el nuevo con valores y ética para que haya oportunidades para todo el mundo, de lo contrario pereceremos todas las personas y nos cargaremos el planeta.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *