El oficio de vivir

Tomar en serio a las personas en cuanto personas, empezando por uno mismo, es la primera consideración para el oficio de vivir.

Reconocer que es irrenunciable la aspiración de cada cual a conducir su vida nos hace capaces de conducir la nuestra. Bastante es el precio que cada uno tendremos que pagar por ello, incluidos los vuelcos en el camino, que nos obligarán a ser literalmente otros.

Seres humanos trabajando
Seres humanos trabajando en su oficio. El oficio de vivir. Perú.

El vuelco consiste en ceder ante lo que para nosotros ha llegado a ser una evidencia y nos va a transformar. Hace falta valor… y ternura.

Quizá también te interese

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *