¡Esto está precioso!

onduciendo por las calles, caminando por las plazas, paseando por los bosquecillos alrededor de mi casa, renovando documentación… Disfrutando de mi país. Esto está precioso, te dejan pasar cuando pones el intermitente, nadie toca el claxon, las calles están limpias, los funcionarios funcionan, el ambiente aún es primaveral ¡Esto está precioso!

Oigo hablar por la Radio Nacional a Imma Shara sobre su nuevo libro en el que habla de recuperar valores y me doy cuenta que más que recuperar es reconocer primero y agradecer -y agradecernos- después los que tenemos.

n la renovación del carné de conducir, dos personas delante mío han protestado por la tardanza ¿la tardanza? en media hora estábamos listos, sin colas, sin pisarnos unos a otros. Les he hablado, les he contado que mi última fila en Colombia duró 9 horas, sin comer ni beber porque si salías perdías el turno.  No valoramos lo que tenemos, que nos ha sido regalado en la mayor parte y que mantenemos nosotros cada día también. Sin darnos cuenta. Si no hay papeles en el suelo es porque no se tiran, no solo porque alguien los recoge. Si hay flores en los jardines es porque no se pisotean, no solo porque alguien las plante y riegue. Si las filas duran media hora es porque las personas somos puntuales y los funcionarios eficaces, no solo porque alguien lo organiza. Si salgo a las 12 de la noche a pasear a mi perra y nadie me hace daño es porque las personas no nos dañamos, no sólo porque exista la policía para reprimir la violencia. Este país es de los pocos del mundo donde la educación y la sanidad son universales y gratuitas. Es este espíritu de reconocimiento y agradecimiento el punto de partida para construir. Sin él no creo que se logre entender dónde estamos.

A pesar de la crisis -que nos la merecíamos y aún nos la merecemos- esto está precioso.

Quizá también te interese

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *