Final de año y Nuevo año en otra cultura

Somos lo que somos por lo que nos han legado nuestros ancestros. Estos valles jordanos que van del Mar Muerto al Mar Rojo guardan en sus entrañas de arenisca las huellas de civilizaciones milenarias llenas de coraje y vitalidad, mas viendo hoy que apenas hay mujeres trabajando, y ni siquiera caminando por las calles, excepto en las grandes ciudades como Amán, nos damos cuenta de lo importante que es defender a Occidente y los valores que nos configuran. Ni un paso atrás en los Derechos Humanos. Un paso adelante para defenderlos.

Los musulmanes en general ven a la mujer como una causa de problemas a la que todo lo que le ocurra (abusos, violaciones) es culpa suya. En muchas sociedades islámicas la mujer vale la mitad que un hombre (dos camellos según el Corán) y la ley las trata como a seres humanos inferiores en sus derechos civiles. Esto no es tolerable en el s XXI.

Feliz 2016. Para mí lo será. Empieza de la mejor manera imaginable.

 

Quizá también te interese

1 comentario

  1. Pilar, me ha encantado tu escrito por la defensa que haces de la mujer. Yo estoy en un taller de “Creatividad Literaria con Perspectiva de Género”, organizado por el Ayuntamiento de Málaga. Lo lleva una gran defensora de los Derechos Humanos, y sobre todo de la mujer; excelente profesora. Que siga ese feliz comienzo del nuevo 2016. Un abrazo.
    Maruja

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *