En forma nuestro cerebro, es decir, nosotros mismos.

Mantener la lucidez es un ejercicio tan duro como mantener la línea.

Shlomo Bretnitz

Aunque ya hablamos hace muchas entradas de un cerebro en forma que nos haga ser más durante más tiempo, hoy quiero recuperarlo por su gran interés: nuestras propias vidas, nada menos.

 

[embedyt]http://www.youtube.com/watch?v=TMusIXdAYt0

 

 

Hoy observo que la mayor discriminación que está ocurriendo en el mundo -una vez superadas tantas otras, como la raza, la orientación sexual, la clase social- es la edad. A ciertas edades las personas somos clasificadas en lo que se supone que hemos de hacer a esa edad que transitamos, cuando la realidad es bien otra, y los seres humanos actuales ni hacemos ni somos aquello en lo que la determinación social nos pretende encasillar.

Estamos en el umbral de varios cambios fundamentales, como la concepción de mayor y joven. La edad cronológica es un hecho, mas la juventud, la madurez, la tercera edad… son mitos.

Quizá también te interese

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *