¡Imprimir en tres dimensiones!

Tecnología de hace tres décadas pero inimaginable en la vida personal cotidiana hace… ¡unos meses!

Desafía, interpela, nos permite acrecentar nuestra capacidad de ser creadores, interactuar con nuestros productos, sean un implante óseo o una zapatilla, personalizarlos jugando con os límites de lo posible… de lo posible en ese momento. Y es que hoy las ciencias adelantan que es una bestialidad, una barbaridad, una brutalidad decían Don Hilarión y don Sebastián

Impresión en 3 D. Lisa Harouni.

Quizá también te interese

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *