Jaufré Rudel y la Condesa de Trípoli

 

Jaufre_rudel
Jaufré Rudel muriendo en los brazos de su amada

    Cuentan que Jaufré Rudel, príncipe de Blaye, de la corte de Leonor de Aquitania, se enamoró de la Condesa de Trípoli sin haberla visto, por lo que de ella contaban los peregrinos que regresaban de Antioquía. Tras estar enfebrecidamente enamorado durante años, y por tanto solo, decidió hacerse cruzado para llegar a Libia. En el viaje enfermó y le llevaron a morir a Trípoli. La Condesa, enterada, fue a verle y pudo morir, consciente, en sus brazos. Ella se hizo monja ese mismo día, presa de un gran dolor.

Amores lejanos en el siglo XII. Sin internet…

Que nadie de mí se asombre:
amo a quien jamás me verá
Otro amor en mi corazón no hay
salvo el de una dama que jamás he visto
Ninguna alegría me regocija
Ni sé qué bien me vendrá.

J. Rudel

Quizá también te interese

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *