A la espera de lo inesperado

Podemos salir de una guerra de exterminio, no indemnes, pero sí expandidos. A la espera de lo inesperado.

Probablemente quien sepa reconocer su vulnerabilidad esté muy cerca de lograr la fuerza de ánimo necesaria para echarse a vivir en estos tiempos de extrañeza.

En CERM trabajamos a partir de nuestras carencias, las humanas. A partir de ahí podemos alzar nuestra mirada y abrir nuevos horizontes ¿Qué vamos a hacer con nosotros?

 

Quizá también te interese

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *