La guerra, maestra severa

Desde Colombia, Francisco José Casas Restrepo nos regala estas magníficas ocho páginas. Versan sobre las  siente enseñanzas de Tucídides acerca del ser humano extraídas de la historia de la Guerra del Peloponeso que vivió en primera persona y que escribió para que no cayera en el olvido:

LaGuerraMaestraSeveraTucididesYLaEnsenanza- FCO JOSÉ CASAS RESTREPO

Las enseñanzas de Tucídides:

-La guerra es terriblemente contagiosa. Se difunde rápidamente y torna a los seres humanos en fieras sanguinarias irreflexivas, violentas y temerarias.

-Falsificación del lenguaje. El lenguaje es el elemento común que nos permite comunicarnos, discernir, valorar y prescribir. Si alteramos el uso valorativo de las palabras, trastocamos la manera de ver el mundo. La perversión del lenguaje, que ya es una postura moral, provoca una distorsión en la que las cualidades pueden aparecer como vicios y viceversa, las mentiras convertirse en verdades, etc.

-En tal ambiente de perversión, ocurren alucinaciones colectivas en las que los individuos ven lo que no existe y no ven lo que tienen delante.

-La causa de todo lo anterior es el deseo de poder de unos sobre los demás congéneres, la codicia, la ambición. Y ese poder se logra mediante el fanatismo de partidos que Tucídides considera como el cáncer mortal de cualquier comunidad humana pues suplanta el interés común por el mezquino -cuando no malvado- interés particular.

-El problema no es la maldad intrínseca de la política, sino su perversión. La política se llena de funcionarios burócratas expertos en enredar y corromper las relaciones entre los humanos para obtener beneficios personales -y de partido-. Es en estos momentos cuando los mediocres burócratas triunfan.

-En tiempos corruptos y de guerra triunfa el astuto, no el mejor.

-La naturaleza del ser racional es la más peligrosa cuando pierde el dominio de sí misma.

Ver Guerra del Peloponeso por la que Atenas aceptó su derrota en el 404 aC, no recuperándose jamás, desapareciendo para siempre aquella fugaz y brillante época que aún nos ilumina.

Quizá también te interese

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *