Nuestro optimismo, arquitecto de profecías autocumplidas

Si en vez de optimistas fuésemos realistas o pesimistas, todavía viviríamos en las cavernas.

También tiene su lado débil ver siempre hacia delante con ilusión y certidumbre, como el no protegerse suficientemente de avatares inesperadosPilar Almagro 2012 o enfermedades inoportunas “porque todo va a salir bien”

Es interesante este programa al respecto: Optimistas por naturaleza

El optimismo -y una protección mínima que le acompañe- se ejercitan hasta convertirlos en un hábito: “LO VEO, SOLO FALTA HACERLO”

Esa es la profecía autocumplida.

… y esto, dicho con humor



Quizá también te interese

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *