Presupuesto

Hace casi 2000 años…

“El presupuesto debe equilibrarse, el Tesoro debe ser reaprovisionado, la
deuda  pública debe ser disminuida, la arrogancia de los funcionarios

Cicerón


públicos debe ser moderada y controlada, y la ayuda a otros  países
debe eliminarse para que Roma no vaya a la bancarrota. La  gente debe
aprender nuevamente a trabajar, en lugar de vivir a  costa del Estado.”

Marco Tulio Cicerón Año  55 A .C.

Quizá también te interese

1 comentario

  1. Yo he vivido y vivo a costa del Estado. Estudié bachiller a costa del Estado con una beca después de que quebrase la empresa de mi padre. También gracias al Estado, con otra beca y gracias a las tasas subvencionadas, pude estudiar. Vivo gracias el estado después de que me hayan salvado la vida alguna vez en la sanidad pública. La inmensa mayoría de mis ingresos vienen del Estado. Mis hijos también vinieron al mundo a costa del Estado.

    ¿He de acusarme de eso?

    Nada de eso hubiera sido posible, para mí o para millones de españoles, si los presupuestos del Estado hubieran sido mínimos o siempre equilibrados. Es más, en este último caso, nuestra sociedad hubiera sufrido turbulencias inimaginables (casi tan dañinas, aunque sea desde otro punto de vista) como las que produce el endeudamiento excesivo y caprichoso.

    Basta mirar a nuestro alrededor: ¿Acaso las mejores y más avanzadas empresas, los niveles de empleo más elevados y satisfactorios, los niveles de bienestar más elevados, las sociedades más emprendedoras y las economías más competitivas, las más justas y equilibradas… son aquellas en donde hay menos gente que viva “a costa” del Estado o, por el contrario, las que tienen más y mejor Estado? ¿Es Estado lo que sobra en los países más empobrecidos y miserables del planeta, o es lo que falta?

    ¿Qué sería de nosotros sin estado, sin suficiente gente viviendo a costa de él para permitir que la sociedad progrese? ¿qué empresa podría subsistir sin estado?

    ¿Qué sociedad (como qué empresa) puede permitirse no invertir en capital a largo plazo? ¿y cómo podría hacerlo sin endeudarse?, ¿quién dispone en un momento dado de todos los recursos que se precisan para crear la inversión que será necesaria en los próximos 50 o 60 años?

    Es triste. Los que no necesitan del Estado porque lo tienen todo y solo quieren desentenderse de las necesidades de los demás inventan la idea de que el estado y el gasto público es oneroso con la mera intención de ahorrarse el contribuir a sostenerlo. Y la gente se cree que eso es lo conveniente dejándose así llevar a la ruina y hacia el abismo.

    ¡Pobre Marco Tulio! ¡Y pobres todos los que siguen a pies juntillas sus ideas equivocadas.

    Saludos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *