… que se verifica ejercitándose

Nosotros tomamos nuestro destino en las manos,

nos convertimos en responsables de nuestra historia mediante la reflexión,

pero también mediante una decisión en la que empeñamos nuestra vida;

y en ambos casos, se trata de una acto violento que se verifica ejercitándose.

MERLEAU-PONTY

Ante estas afirmaciones el pensamiento post moderno clamaría diciendo que “nosotros” no existe, sino que es una representación, que no hay decisión sino un fluir animado por deseos, cuya consecuencia es la imposibilidad de responsabilidad y por ende de culpa.

Pero Merleau-Ponty disiente de sus coetáneos y reconoce no solo a la persona sino al cuerpo propio como muy importante, mucho, muchísimo. Cuerpo como condición de nuestra existencia. Cuerpo como nuestra puerta al mundo. Cuerpo como lo que nos permite entender al vecino como un semejante.

Habla incluso de la corporalidad de la conciencia contrastando así con la ontología dualista cuerpo/alma de Descartes. Precisamente murió de un paro cardiaco preparando una conferencia sobre Descartes a los 53 años ¡Cómo hubiera podido adivinarlo!

Quizá también te interese

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *