Sabina

Hoy he asistido al concierto de Sabina en Bogotá. Entrañable. Ya ha salido en prensa: “El Sabina más canalla encandila Bogotá”

Una experiencia estética, íntima, en la que no hay verdad ni falsedad, sino agrado y “pasión-con”. Vida.

Es curioso cómo se ven las cosas desde las distintas perspectivas. El hecho de que haya sido en Bogotá y no en Madrid o Barcelona produce una especie de suspensión que desde el terruño no se puede sentir. Se intuye la fragilidad, la huella de lo que no es ni presencia ni ausencia, ni pasado ni futuro y acaso un relámpago de presente entre brumas -pues sólo en el instante se contempla y se vive toda obra de arte-.

Como dice la expresión catalana “et trobo a faltar” te encuentro, pero lo que encuentro es tu ausencia. Algo así…

 

Quizá también te interese

1 comentario

  1. Que se siente traer desde la lejanía lo que tenemos tan cerca y profundamente arraigado a nuestra intimidad.
    Cuanta fuerza y delicadeza puede resbalar por esa garganta y alojarse en nuestros tímpanos: Toda la que somos capaces de contener, a la que nos abrimos. Aunque miles de kilómetros distraigan nuestra mente, caminamos cerca de quienes habitan nuestro corazón.
    El arte nos hace libres!, me alegra que le des espacio en tu vida Pilar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *