SER feliz como forma de SER

Yo, hace 30 años, en Annency, Francia, a punto de volar durante más de 6 horas.

¿Felicidad como cualidad del SER o felicidad del pequeño momento?

Elijo la primera opción. Y la segunda también. Tenemos la posibilidad y acaso la tendencia hacia SER felices -aunque la realidad parezca mostrarnos lo contrario-. En cualquier caso no la tenemos de entrada y la hemos de ganar. Lograr nuestra dicha. Ganarnos a nosotros mismos.

La felicidad no como pasión (pasivo) a ver cuándo llega, sino como actividad que reclama esfuerzo, acierto y también estética a lo largo de toda una vida. La dicha como una obra de arte valiosísima y frágil.

Probablemente para esta felicidad como cualidad del SER sean prerrequisitos reconocer que si tal vez haya algo esencial en mi persona esto sea muy mínimo -ligero de equipaje- y la autarquía – en el sentido de dominio de sí- sin añadirle soledad.

Las diferencias vienen dadas por la vida que elegimos vivir.

Quizá también te interese

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *