Sin dejarme vencer por la lluvia

 

Sin dejarme vencer por la lluvia

Sin dejarme vencer por la lluvia,
Sin dejarme vencer por el viento,
Sin dejarme vencer ni por la nieve ni por el calor del verano,

Con un cuerpo fuerte,
Y sin deseos,
Sin sentir nunca rencor,
Siempre con una sonrisa tranquila,

Cada día comer un poco de miso,
Cuatro bolas de arroz integral y un poco de verdura,
Sin dejar que nada sea
Para mi propio provecho,

Comprender a través de la correcta observación,
Y no olvidarlo.

En el bosquecillo de pinos que hay en el campo
Vivo en una pequeña cabaña con techo de paja
Si en el Este hay un niño enfermo
Voy allí y le cuido,
Si en el Oeste hay una madre cansada
Voy allí y cargo por ella el fardo de arroz,
Si en el Sur hay una persona que parece estar a punto de morir
Voy allí y le digo que no hace falta temer nada,
Si en el Norte hay una pelea o pleito
Les diré que como es algo trivial lo dejen

En tiempos de sequía derramar lágrimas
En el verano frío andar nervioso
Que todos me llamen marioneta inútil
Sin que nadie me halague
Sin que me cause ningún sufrimiento
Es en esto

En lo que yo me quiero convertir.

ame ni mo makezu

Miyazawa Kenji

Este poema lo encontraron en los apuntes de Miyazawa Kenji una vez muerto (a la edad de 31 años). Se le toma como ejemplo del “espíritu del pueblo japonés”.  Así tras el terremoto de 2011 se eligió este poema para transmitir fuerza y solidaridad entre los japoneses.

Quizá también te interese

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *