Acaso sólo una conciencia dramática…

 

Acaso sólo una conciencia dramática instruida por la teoría

Acaso sólo una conciencia teórica ejercitada por el drama*

pueda ser capaz de liberarse tanto de ataduras racionales como de incontinentes prácticas

Acaso sólo la singularidad sea éxito

 

Y es que cuando adquiero una conciencia dramática de mí mismo dejo de suministrarme puntos de vista simplistas acerca del mundo. Ya no se oponen cándidamente presuntas dualidades como teoría y práctica, sino que se entrelazan el evento con la técnica, el cálculo, el enigma, lo sagrado, el cuerpo, el esfuerzo, la pereza, la nostalgia, la gracia, la aventura y la ventura singular… ¿Tal vez sólo la singularidad sea éxito? ¿acaso aparezcan entonces debilidades que nos conmuevan más que cualquier fortaleza? ¿placer en la ternura?

Sólo uno mismo tiene custodia de su propia vida. Cuando estamos ante nosotros mismos no es excusa “me dijeron que lo hiciera” o “ser honesto no era conveniente en ese momento” ¡Ah la conciencia dramática! mil y una derivadas estallan dotadas de alas, de cuyas redes el ser ya no escapa.

 

.

*Drama y no Tragedia, pues el drama se sufre y se maneja, mas del círculo trágico no se sale.

Pilar Almagro

Seguir leyendo

El FMI califica de drama el paro en nuestro país

A veces la costumbre nos “vacuna” para soportarla e impide que veamos con lucidez lo que pasa a nuestro alrededor, único medio de combatirlo. En España estamos viviendo un drama de proporciones tales que nos anestesia. Más del 20% de paro, más del 40% de paro entre los jóvenes mejor preparados de nuestra historia, que llega al 57% de las chicas, más del 20% de economía sumergida. Y es que hasta que las empresas, únicas capaces de crear empleo, no estemos en el centro de las agendas políticas de gobiernos central y autonómicos, seguiremos cayendo.

Sabemos que hasta que no se producen aumentos del 2% del PIB, no se genera empleo, y sabiéndolo, se aumenta el sangrado a las empresas con multas y trabas de todo tipo, preparamos la próxima huelga del 29 de septiembre *  y se elimina en la práctica, la posibilidad de capitalización del paro (lo se de primera mano, pruébenlo), precisamente cuando hacen falta 666.000 nuevos empresarios en nuestro país. ¿Será mejor acaso estar cobrando el paro en casa que probar a autoemplearse intentando dar valor a las habilidades que uno tenga?. ¡Por dios, que ceguera!.

Estoy de acuerdo con Benedicto XVI cuando dice que “El estar sin trabajo durante mucho tiempo, o la dependencia prolongada de la asistencia pública o privada, mina la libertad y la creatividad de la persona y sus relaciones familiares y sociales, con graves daños en el plano psicológico y espiritual”. Menos vida dentro de la vida. Por eso incentivar de todas las maneras la posibilidad al menos de autoempleo, es incentivar un espíritu fuerte y combativo, no la desesperación de la espera del subsidio que se acaba, o casi peor, del que no se acaba y nos tiene atrapados. Ante un reto, la mente moviliza pensamientos y emociones y el cuerpo crea multitud de reacciones químicas para producir esa energía que se necesita. Se trata de un drama económico, sanitario, social, emocional, moral y espiritual y de ahí la seriedad con la que los gobernantes -y todos nosotros- debemos afrontarlo.

Como los humanos somos capaces de crear y sentir cosas tan bellísimas como las que nos interpreta María Callas, sería bueno leer la noticia siguiente mientras la escuchamos. http://www.vertisub.net/uploads/Noticias/Gerencia/140910/EXP14SE%20-%20Nacional%20-%20EconomíaPolítica%20-%20pag%2030.pdf

*CC.OO. ha advertido de que hay “razones suficientes” para “paralizar” España con la huelga general ante una situación “dramática e insostenible” que la organización no está “dispuesta” a “tragar”. ¿Paralizar? lo que faltaba. ¿Cómo que tragar? ¿qué hace el sindicato para crear empleo?. Creo que precisamente en este momento los sindicatos deberían arriesgarse a hacer algo  nuevo y para eso el viejo discurso tiene que morir. Algo como animar como nunca a los empresarios, exigirles el máximo conocimiento, el mayor rigor y esfuerzo (teniendo en cuenta que es difícil obtener credibilidad cuando se exige lo que  no se es capaz de hacer).  A sus afiliados que se planteen crear sus propias empresas, como cooperativa, como S.L., da igual. Al gobierno exigirle la capitalización inmediata del paro para que los trabajadores puedan crear su puesto de trabajo e incluir a los autónomos de una vez en el Régimen General de la SS. para que no estén tan desprotegidos, de repente, precisamente aquellos que se arriesgan a autoemplearse. A los bancos exigirles microcréditos. A las patronales cursos breves, prácticos y de calidad para la formación de pequeños empresarios. A las escuelas de negocio (tenemos las mejores del mundo) cursos exprés y seguimiento gratuitos. Y a los empresarios jubilados, acompañamiento comprometido a los nuevos emprendedores para que logren convertirse a la mayor brevedad posible en empleadores, es decir, en empresarios. A las embajadas que se transformen en auténticas vendedoras de empresas españolas concretas, del tamaño que sean, en el país donde estén. ¡Todo el país en pie para sacar empresas adelante!.

Seguir leyendo