Crear

“Crear es lo que alivia el dolor y aligera la vida; pero, para poder llegar a crear, antes hay que pasar por crisis muy dolorosas y sufrir muchas transformaciones ¡creadores, tenéis que sufrir muertes muy amargas a lo largo de vuestra vida, pues solo de esa forma podéis proclamar y defender lo perecedero! Para que el creador se pueda convertir en el niño que vuelve a nacer, tiene que querer ser también la parturienta y sufrir sus dolores (…) He tenido que despedirme muchas veces y conozco esos momentos que desgarran el corazón al decirse adiós.”

Nietzche

Continue Reading

El arte de vivir: orgánico y social

Cada paso abre 100 caminos y descarta 99

Llego hoy a Bogotá desde Concepción y salgo en unas horas a Medellín. En cada paso del camino conocemos a nuevos colegas y trabajamos con otras personas aprendiendo unos de otros. Y se me vuelve a hacer patente en cada ocasión que simultánea a nuestra vida biológica, vivimos una existencia simbólica social irrenunciable.

El Arte de Vivir contiene la parte orgánica -el cuidado de uno mismo- y la social -el cuidarnos mutuamente- en la que de la debida reciprocidad simbólica con los otros, brotan los criterios éticos.

Y es que ni la rutina ni el procedimiento bastarán nunca para vivir como un humano. Hemos de elegir constantemente sabiendo que la necesidad de actuar es mayor que la posibilidad de conocer.

Y como dice mi profesor Argandoña: Nos tiene que gustar la sociedad en que vivimos es decir, o nos gusta y la mantenemos, o la cambiamos. Por suerte los que vivimos en la civilización occidental disponemos de una herramienta extraordinaria: un espíritu crítico exacerbado que nos permite demoler lo que no nos gusta y tirar para adelante con el siguiente intento cuando ya todo parecía perdido.

Continue Reading

Pacientes

En demasiadas ocasiones solo nos queda ser “pacientes” de tumultuosas contingencias que caen sobre nosotros. Puede sobrevenirnos un ataque, una humillación, un desafío, un terrible accidente, una gran suerte, una crisis o simplemente una decisión de otro que derribe para siempre el que considerábamos nuestro camino. Ante esas fuerzas desatadas, nuestro empeño y voluntad apenas cuentan.

Y no obstante… no obstante, me parece que lo profundamente humano es actuar. Actuar mientras la ciudad duerme… agentes voluntarios de acontecimientos que sin nuestra intervención no ocurrirán.

Es humano inaugurar una nueva cadena de sucesos de entre multiplicidad de posibilidades (o imposibilidades)    ¡Quién le iba a decir al sapiens de las cavernas que años más tarde escribiría un blog en el vacío!

Acaso la ausencia de opciones nos impulsa a crearlas y la sobrecarga de opciones nos abruma y actuamos por omisión. En cualquier caso actuamos.

Sheena Iyengard

Merece la pena escuchar a Sheena Iyengar -una investigadora ciega que parece haber practicado con gran maestría el arte de elegir- explicando sus experimentos sobre las elecciones diarias de la vida humana y la ventaja que nos brinda prepararnos para elegir:

Elecciones. Sheena Iyengar.

Continue Reading

Elegir

http://www.redesparalaciencia.com/2118/redes/2010/redes-52-por-que-mas-es-menos

Este documental trata de la elección humana. Quien no aprende a elegir es infeliz.

  • Considerar excesivas opciones paraliza y deprime.
  • Buscar siempre la mejor de la mejor de las opciones también paraliza y deprime.
  • Pretender mantener opciones incompatibles convierte en imposibles todas ellas.
  • Cada opción tiene un precio y unas consecuencias.
  • Si la opción es una opción vital requerirá de muchísima energía, cuidado, mimo, atención,
  • No es posible compartir una opción vital con otras igualmente vitales del mismo ámbito.
  • La duda perpetua envenena toda elección. Des- entiende lo más valioso.
  • La culpa continuada envenena toda elección. Nos ciega ante lo valioso.
  • Nos solemos arrepentir más de lo que hacemos que de lo que no hacemos, pero solo a corto plazo.
  • A largo plazo se entiende que lo que no se hizo fue una gran pérdida. Y en eso piensan nuestros abuelos cuando imaginan amargamente lo que pudo haber sido y no fue.
Continue Reading

Elegir

Sugerente escena de La Dalia Negra  de Brian de Palma con Scarlett Johanson.

Ahora podemos elegir como nunca antes en la historia, no estamos tan expuestos a contingencias de todo tipo que nos arrebaten la vida, lo cual es un logro espectacular. Pero tiene su precio; en primer lugar, el excesivo bienestar nos hace débiles y en segundo lugar, elegir conlleva responsabilidad. Pudiendo elegir, me pregunto ¿mi vida es digna de ser vivida? ¿compraría entrada para ver la película de mi vida? ¿cual es el siguiente desbordante capítulo que añadiré a mi historia irrepetible?.

Y a la hora de elegir -¿Corazón o razón? -¡ambos!, ni siquiera puede haber conocimiento sin afectos.  http://www.youtube.com/watch?v=oZzU8m-o378&feature=related

Continue Reading

Elegancia y capacidad de elegir

Elegancia viene de elegir bien. Y elegir significa renunciar a muchas cosas para intentar alcanzar un objetivo más valioso.

Y eso el humano lo ha de aprender porque nacemos con multitud de posibilidades, no acabados y determinados como otros animales. La principal labor del ser humano es precisamente construirse a sí mismo

     -¿cómo?

     -eligiendo.

Pero por no haberlo aprendido de pequeños, o por dejar de practicarlo de mayores, muchos adultos exhiben esa carencia. Observo que incluso profesionales entrenados a elegir continuamente en su ambiente laboral bien estructurado, pueden, simultáneamente, mostrase incapaces de elegir en su vida personal, que discurre en un ambiente mucho màs amplio y laxo, y por tanto más difícil. A estas personas les resulta imposible renunciar a situaciones, hábitos con otras personas, o a  cosas, para lograr otras más valiosas, habitando la duda permanente y causando intenso dolor a los afectados por sus indecisiones, incluidos ellos mismos. 

Se trata de una incapacidad humana poco reconocida -y a veces solo temporal- pero sumamente dañina, porque el incapaz de elegir, también es incapaz -por lo mismo- de cumplir sus promesas, y la  desconfianza que como consecuencia genera, impide construir vínculos humanos profundos.

En una primera lectura pueden parecer personas mentirosas o cobardes, cuando en realidad se trata de personas incapaces. Como los niños pequeños que no han aprendido a aguantar sin comer el caramelo un rato, o a elegir solo uno entre todos, a cambio de una mayor recompensa diferida.

Podríamos decir que no son elegantes porque son incapaces de elegir bien (ni siquiera mal). Mas ésto, como hemos dicho, no puede ser genético; si lo fuera, estas personas no podrían elegir en ninguna circunstancia. Se trata de falta de entrenamiento. Es decir, una incapacidad producida por falta de esfuerzo y de voluntad para coger las riendas de la propia vida. Y esto se aprende haciéndolo, como a correr se aprende corriendo, a estudiar estudiando o a coger solo un caramelo, se aprende cogiendo solo un caramelo.  Es decir, ¡a entrenar! ¡y todos!. Unos para conseguir esta capacidad y otros para no perderla. Ojala todo se curara entrenando.

Continue Reading