¿Cuándo comienza la ruina de España?

Los que lo vimos y lo vivimos tenemos la obligación de no olvidarlo y de contarlo.

Como hemos dicho en estas páginas, el problema en España no es económico -esa es una consecuencia- el problema es político y empezó cuando los partido se arrogaron para sí un extraordinario poder con la finalidad de vencer la dictadura. Con ese poder, entre otras cosas, eliminaron  a los interventores, esos personajes de las Administraciones Públicas que autorizaban los gastos si eran conformes a presupuesto ¡qué tiempos aquellos!

Los partidos políticos tras la transición -todos- se lanzaron a ocupar las instituciones existentes y a multiplicarlas con miles de instituciones nuevas de siglas impronunciables, para darles más empaque o para engañar mejor, desactivando para ello los mecanismos de legalidad que existían.

En vez de reformar la legalidad heredada del franquismo para hacerla más democrática, cambiaron las leyes para ejercer incontroladamente su capricho político sin interferencias legales. De este modo y hasta el día de hoy, España se ha inundado de cargos dependientes del favor político y no de la ciudadanía, pues entienden que es de los primeros y no de los segundos de los que depende su cargo y su sueldo. Y no sin cierta razón, pues aunque los ciudadanos pagamos con nuestros crecientes impuestos su opresión, sus cargos son lo más ajeno a nuestra voluntad que pueda existir.

Al politizarse de este modo la Administración -y el sistema judicial como parte esencial- el mérito y el saber son castigados mientras  la mediocridad acrítica e ideologizada es recompensada con mayor posibilidad de ascenso (incluso recompensada con la posibilidad de \”pelotazo\” , lacra que deberemos enseñar en los colegios en el futuro para no olvidarla nunca). Recordaremos algún día que para ser ministro de Zapatero proporcionaba más puntos ser partidario ferviente (acrítico), joven y mujer, que el conocimiento de la cartera ministerial que se fuera a ocupar y los méritos contraídos.

De este modo desaparecen los proyectos a largo plazo en el país. Cada vez que cambia el color del partido que gobierna, deshace todo lo que ha hecho el anterior, como para borrar su huella. Como lo hicieran los faraones egipcios que sobreescribían su nombre en los monumentos.  Gracias a este hacer y deshacer se abren más y más oportunidades de incorporar más cargos a dedo y de gastar más dinero para hacer de nuevo lo que se acaba de destruir. Nadie quiso ver  que se pagaban los préstamos anteriores con nuevos préstamos -para no verlo se habían eliminado los interventores-. Como tristes ejemplos, no hay más que observar atónitos la última estratagema para conseguir la impunidad de los banqueros -y de los políticos que hay detrás (ver)– o los vaivenes del sistema educativo, que duran lo que dura una legislatura, sometiendo al país a la estupidización (ver Panorama para después de la Crisis, de Argandoña)

Y la estupidización ha desbordado la política. Se ha asentado en la sociedad española. No se asciende por mérito sino por ser “la voz de su amo”. Las grandes empresas están dirigidas en su mayoría por personas que no quieren a sus empresas, en gran medida porque las desconocen. No se puede desear lo no conocido. Ni las entienden ni las quieren entender. Dirigen compañías petrolíferas economistas cuya lealtad se debe a un banco, empresas de energía son lideradas por  extranjeros cuyo interés no es la compañía sino lograr réditos ajenos a la finalidad de la actividad productiva. También ha ocurrido que el inversor extranjero ha sido engañado con unos activos sobrevalorados y una legislación que después cambió las reglas de juego, haciendo alarde de la más genuina picaresca hispana. En cualquier caso, a la mayoría de estos gurús de los negocios poco les interesa saber cual es la unidad de medida de los bienes y servicios que producen, sino que entienden su cometido como el manejo de su valor en bolsa. Tampoco es que sepan de eso, porque en realidad nadie sabe gran cosa de una convención en la que tantas variables llegan a influir.

Igual que a tantos de estos líderes empresariales no les interesa la compañía que dirigen ni sus empleados, sino ellos mismos y el precio de la acción que les sustenta, a los políticos no les interesa España ni los españoles, sino ellos mismos y los votos que les sustentan, medios ambos, para continuar en su poltrona a costa de su empresa y de su país respectivamente.

Como dato de quienes hemos pagado el desaguisado, éste: entre 2009 y 2012 se han aplicado, como medidas anticrisis,  400 normas fiscales, entre administración central y autonómicas, y más de 70 sobre sociedades para recaudar más. Son medidas casi confiscatorias contra la clase media y contra las pymes. Y como dato de qué políticos se han beneficiado del crecimiento de España este otro: La corrupción en España suma 800 casos judiciales y 2.000 detenidos.
Díganme ustedes si queda algún camino legal para acabar con esta situación cuando han manipulado la legalidad hasta ceñirla a su conveniencia y los sistemas legislativo, judicial y ejecutivo tienen la finalidad de  asegurar la prevalencia de su insensatez y tropelías.

Nunca había comprendido hasta hoy el sentimiento de la Generación del 98, pero en estos días, desde la melancolía de la distancia, puedo afirmar con Unamuno que me duele España.

Seguir leyendo

En España las empresas mueren para que políticos y Administración subsistan

En 2013 estamos cerrando un 50% más de empresas que en 2012 (Ver aquí), habiendo sido 2012 el año récord de la historia española en cierre de compañías, con un aumento del 35% respecto al 2011. Y ya en el 2011 cerraron 391.270 empresas (Ver aquí)

Las empresas y ciudadanos son exprimidos a impuestos, rebajas de prestaciones y sacrificios para mantener Políticos, Administración y Banca. Un artículo al respecto publicado hoy: El Economista. Las empresas mueren para que la Administración subsista.

No recoge ese artículo que la crisis de la Deuda Soberana y la crisis de la Banca van juntas (ver artículo de Antonio Argandoña) ya que la banca compra deuda pública que no le exige capitalización, lo que le permite además no prestar dinero a empresas ni familias. Un bucle mortal.

Una consecuencia inmediata de dicha política es el desempleo generado por la muerte de las empresas, que provoca la desesperación de las familias que no acceden al trabajo.

Ver:  abril 2013, crisis dispara el cierre de empresas en España, 48% más que el año pasado

Como decíamos al inicio, en 2013 estamos cerrando un 48% más de empresas que en 2012, teniendo en cuenta que ya 2012 fué el año récord en la historia de España de cierre de compañías, con un aumento del 35% respecto al 2011. Y en el 2011 ya cerraron 391.270 empresas, lo cual nos pareció ya entonces escandaloso.

Seguir leyendo

¿Qué sucede cuando desaparece el empresario?

España ocupa el puesto 136 de los 185 países examinados en el informe Doing Business 2012 del Banco Mundial -en el que se analizan las condiciones para hacer negocios- en cuanto a su facilidad para crear empresa. Nos sitúa tres puestos por debajo del año pasado.

España es uno de los países avanzados donde es más difícil crear una empresa (ver artículo de El País). Pero más difícil aún resulta mantenerla en un entorno tan hostil para la actividad empresarial.

Es más difícil crear una empresa en España que en Afganistán, Albania, Burundi, Irán, Kosovo, Kenia, Marruecos, Nepal, Nicaragua, Ruanda, Senegal, Tanzania, Yemen o Zambia, entre muchos otros países, según el informe. Pero también es más difícil mantenerla, no en vano han muerto ya cerca de 500.000 empresas en lo que llevamos de crisis.

Sigamos poniendo las cosas difíciles a aquellas personas que están dispuestas a crear iniciativas empresariales para la mejora de la vida humana. Sigamos castigando la virtud y aprobando su carencia. Sigamos proclamando que todos valemos lo mismo nos esforcemos o no, inventemos o no, engañemos o no, nos quedemos pasivos o no, gastemos más de lo que producimos o no, creemos empresas o no, y continuaremos la bancarrota económica y moral.

El valor, la confianza y el esfuerzo son necesidades prácticas.

Seguir leyendo

Presupuestos 2013: Chile aumenta educación mientras España la rebaja

En los presupuestos de 2013 recientemente presentados tanto en España como en Chile, el país americano aumenta -y mucho- las partidas en educación y sanidad, mientras España las reduce.

-Chile: aumenta el 9,4%, el equivalente a 936 millones de euros, que suman un total de 9.993 millones de euros. Población:  17 millones.

-España: reduce el 14,4%, el equivalente a 326 millones de euros, pasando de 2.270.90 a 1.944,70 millones de euros. Población: 46 millones.

Chile incrementa la partida de educación. Presupuesto 2013.

España reduce la partida de educación. Presupuestos 2013

Esto sucede en una era llamada por muchos  “Economía del Conocimiento” en la que se presupone que la ventaja competitiva es y será el conocimiento.

Además, no es cierto el argumento de que los que menor nivel tienen hayan de aumentar más para llegar al nivel de los más adelantados. La realidad es que a mayor estructura formativa, mayor inversión se requiere para mantenerla. Es más barato y rápido crear escuelas de primaria que mantener centros de investigación punteros.

Seguir leyendo

Y hasta que no cambie la partitocracia a favor de la democracia, no levantaremos cabeza

Miren que artículo tan interesante:

Alemania debe condicionar su aportación a España

Y este de Nuria Chinchilla:

La calidad de nuestra democracia. Nuria Chinchilla.

Como hemos repetido en estas páginas, en España el problema de fondo es político. La democracia española es muy pobre y los partidos políticos ostentan la mayor parte del poder, lo que da lugar a la no separación de poderes, a corrupciones, a baja calidad de los políticos y en definitiva a agravar y no poder salir de esta crisis galopante.

Los problemas de la representatividad en España

Seguir leyendo

Cataluña y España

En la línea de lo que expusimos en este blog en relación al 11 de septiembre, La Diada de Catalunya  Ni-Ni y Cataluña el tono político sigue en esa tónica y y hoy el presidente de Cataluña Artur Mas aconseja a las empresas catalanas que no dependan del mercado español

Dijo “Y todo el mundo entenderá la referencia que haré: en los tiempos que vienen, es muy bueno que sea de esta manera.”

En el mismo sentido, ayer otro municipio, Argentona, se declara Territorio Catalán Libre

El problema, me parece, es que no se está planteando con rigor -ni sin él- el ¿por qué? y el  ¿para qué?. Solo entonces sería oportuno, y siempre que la conclusión fuera “tirar para adelante”, evaluar con cuidado y suma atención los posibles cómos. Estas dos preguntas básicas las exigía ya Unamuno a todos los gobernantes de su tiempo y de todos los tiempos.

De esta larguísima crisis saldremos transformados. Tal vez no imaginamos cuánto. Mientras, disfrutemos de un entrañable momento vivido en Barcelona en las Olimpiadas. Me acuerdo muy bien de esos días y sin embargo Freddy Mercury murió en 1991, hace ya 21 años. Increíble, el tiempo pasa…

Seguir leyendo

Ni- Ni y Cataluña

Mi hija Ares celebrando La Diada escalando en Montserrat -Monte Serrado- símbolo de Cataluña

Hoy, 11 de septiembre, La Diada de Catalunya en plena crisis económico financiera española, con un paro general del 25% y uno juvenil de más del 50% y ante la mayor Generación Ni Ni en España (los jóvenes que ni estudian ni trabajan, léanlo), ha habido una tremenda Manifestación independentista en Cataluña al grito de “Cataluña, nuevo estado de Europa”, la mayor desde el Franquismo, que ha desbordado a toda la clase política catalana. Cataluña exigía un Pacto Fiscal con el Gobierno Central en virtud del cual pudiera quedarse con más recursos de aquellos que generaba, en vez de cederlos al resto de España, pero tras esta manifestación, da la impresión de que hasta eso resultaría insuficiente.

Es interesante leer: ¿Qué efectos económicos tendría la independencia para Cataluña?

Y también , de Juan García: La independencia no basta, hay que decir para qué

Conviene, para redondear la escena, tener en cuenta los datos de crédito preliminares del Banco de España agosto 2012 dado que en junio de 2012 la morosidad reconocida que sufre la banca española es del 9,86%, dentro de la cual la morosidad de promotores es la más elevada de la historia del país situándose en el 27,3%, en un entorno de sequía de créditos a empresas y particulares y por tanto de practica imposibilidad de inversión.

Y a continuación un precioso homenaje al también precioso “país petit” que es Cataluña, en el que nacieron mis hijas y viví los últimos 25 años antes de venir a Chile \”El meu país es tan petit\”

http://www.youtube.com/watch?v=DFi-ctNtSCk&feature=related

Seguir leyendo