Pablo Escobar, el malvado, fue la 7ª fortuna mundial

Según las autoridades mató a 10.000 personas, desestabilizando todo su país con su Cártel de Medellín y dejando una terrible imagen de Colombia al mundo, que aún perdura.

Logró convertirse en el séptimo hombre más rico del planeta. Pablo Escobar, biografía

Escobar, por Botero

En un momento de su vida, Escobar quiso forjarse una imagen respetable. Con ella además, protegía su lucrativo comercio de drogas. Comenzó a contactar con círculos políticos y financieros y a construir muchas obras benéficas para los pobres, como  un barrio entero llamado “Medellín sin tugurios”, tambien llamado “barrio Pablo Escobar”. Son lugares donde aún hoy se le venera.

Impuso la ley de “plata o plomo”, por la cual muchos miembros del gobierno, policía y militares colombianos o aceptaban sus órdenes y la “plata” (dinero) o el “plomo” (balas).

Se ganó, mediante persuasión de todo tipo, el apoyo que lo llevaría a ser electo como Senador por el movimiento Alternativa Liberal. Por su rango de congresista suplente, fue invitado a actos de primer nivel, como en 1982 a la toma de posesión de Felipe González,

Pero su imagen empezó a derrumbarse en 1983, cuando el periódico El Espectador publicó una serie de noticias que revelaban lo que había detrás. El Ministro de Justicia Rodrigo Lara Bonilla lideró una investigación y Escobar le mandó asesinar junto a Guillermo Cano, director del periódico. Así se arrogaba poder absoluto sobre la vida y la muerte de los demás.

Tras su muerte, la revista Semana de Bogotá describía así la huella que dejó en la historia de Colombia:

No dejó gobernar a tres presidentes. Transformó el lenguaje, la cultura, la fisonomía y la economía de Medellín y del país. Antes de Pablo Escobar los colombianos desconocían la palabra sicario. Antes de Pablo Escobar Medellín era considerada un paraíso. Antes de Pablo Escobar, el mundo conocía a Colombia como la Tierra del Café. Y antes de Pablo Escobar, nadie pensaba que en Colombia pudiera explotar una bomba en un supermercado o en un avión en vuelo. Por cuenta de Pablo Escobar hay carros blindados en Colombia y las necesidades de seguridad modificaron la arquitectura. Por cuenta de él se cambió el sistema judicial, se replanteó la política penitenciaria y hasta el diseño de las prisiones, y se transformaron las Fuerzas Armadas. Pablo Escobar descubrió, más que ningún antecesor, que la muerte puede ser el mayor instrumento de poder.”[cita requerida]

Hoy Medellín -donde me encuentro- vuelve a ser una ciudad extraordinaria, en la que no hay un papel ni un chiche en el suelo y cuyas casas de Río Negro donde nació Escobar, dejan las puertas abiertas por las noches por confianza con sus vecinos. Estos días, además, podemos disfrutar de una especial exposición de Botero en el museo de su ciudad, para celebrar con él su 80 cumpleaños. En ese museo se encuentra la pintura de Escobar que acompaña a esta entrada.

Seguir leyendo

Buen ciudadano, ciudadano bueno

 

clip_image002[4]Ya en Grecia preocupaba este tema y se decía que ser buen ciudadano no significa ser un ciudadano bueno.

Si el buen ciudadano está en un buen entorno, será un ciudadano bueno. Pero si el buen ciudadano se encuentra en un entorno social malo, actuará mal, tanto más cuanto más cumplidor y obediente. De ahí la imperiosa necesidad de formar personas con espíritu crítico y valentía para ser capaces de enfrentarse a la injusticia y la maldad.

En momentos de cambio y crisis tiene aún más relevancia ser conocedores de estos hechos, para no sucumbir a la idea dominante, aunque provenga de la autoridad. Cuando no es así, se suceden las corrientes de masas que desembocan en cosas como el nazismo, la caza de brujas, la xenofobia, los saqueos tras las catástrofes, el abuso de los gobiernos a sus ciudadanos, o de los padres, empresarios o profesores a sus hijos, trabajadores o alumnos. Estas corrientes ganan rápidamente adeptos debido a la omisión de los demás.

Pero no hace falta irse tan lejos, a nuestro lado la simple murmuración puede ser el inicio de un abuso a una persona o colectivo, y de una espiral de abusos sucesivos. Cuando estas cosas comienzan, atraen como un imán a las personas que disfrutan manipulando a otras, como los psicópatas, que toman posiciones gracias a la indiferencia de la mayoría.

Y es que como dice nuestro Machado “Ser bueno es ser clip_image002aliente“.

Como empresaria, soy la responsable de crear el entorno donde las cosas (buenas y a ser posible excelentes) sucedan. Mas ese es siempre un estado de equilibrio inestable, mucho más en épocas de crisis en las que es necesario reducir plantilla.

No se pierdan este vídeo en el que Eduardo Punset conversa con Philip Zimbardo, psicólogo de la Universidad de Stanford y autor del famoso y macabro experimento de la prisión de Stanford, donde se ilustra lo comentado aquí.

http://www.redesparalaciencia.com/2559/redes/2010/redes-54-la-pendiente-resbaladiza-de-la-maldad

Seguir leyendo