La mentira es un hecho

 

La mentira es un hecho. Se pueden escribir, enviar, recitar los más bellos poemas sin sentir ni un verso. Es la cobardía del vocabulario, la tentación de seducir sin convicción ni esfuerzo. La técnica (por ejemplo la de escribir poemas o la de hablar persuasivamente) supone un magnífico escondrijo para perpetrar las más osadas tropelías armado del lenguaje. No en lo escrito pero sí en cambio en la voz, y acaso en la mirada, aparece, tal vez esquiva, el alma.

Es tan importante la voz, que la única existencia material de muchas ideas y conceptos es el sonido que emitimos al pronunciarlos… dijo César…

Las cosas importantes se han de decir cara a cara.

La razón humana tiene el poder de reducir cualquier objeto cognoscitivo a concepto ¿qué límite puede haber en reducir no sólo las cosas sino las personas a objetos manipulables, modificables, explotables? ¿qué límite a la destrucción de los corazones ajenos? Es lo que demuestran los protagonistas de Las amistades peligrosas donde la belleza y la cultura son máscaras para depredar:

 

…sin sentir ni una palabra:

“No puedo evitarlo” Ah los charlatanes, mentirosos, hechiceros (Sofista 234; República 595 Platón) 

Seguir leyendo

Acuerdos y cumplimientos. Decir la verdad.

Conforme va pasando el tiempo, una de las causas más repetidas de esta depresión tan profunda es la falta de confianza; se ha mentido.

  • Grecia mintió, presentaba unas cuentas engañosas, y lo hizo ya en el 2001 para entrar en el euro. Y ahora, por más planes de rescate que haya, todos sabemos que no podrá pagar su deuda. El nivel de deuda a final de año puede llegar al 160%. Las medidas no tienen otra finalidad que alargar el plazo hasta que devuelva la mayor parte de los préstamos al sector privado.
  • Cataluña mintió. El tripartito -y el gobierno central- dieron unas cifras de déficit de poco más de la mitad de lo real. Veremos qué pasa con otras comunidades.
  • Los países de la CEE mintieron. Se dieron a sí mismos reglas como las del Tratado de Maastricht por las que se autoexigían no tener un déficit mayor del 3% ni una deuda pública superior al 60% que se ha violado 68 veces desde 1999.
  • Bush mintió sobre Sadam Husein en la posesión de armas de destrucción masiva
  • La banca mintió especulando con paquetes que no valían lo que decían que valían. Las agencias mintieron al calificar los paquetes de triple A y las aseguradoras los aseguraron. Todo en falso. Ningún banco confió en los otros y el interbancario desapareció de un día para otro.

En fin, podemos seguir, pero la falta de confianza procede de mentir. La mayoría de las relaciones humanas son convenciones, acuerdos. Se podía haber acordado que fuera el 4% o el 2% o el 7% el déficit permitido, eso es lo de menos. Lo importante es la firme intención de cumplir aquello que se acuerde.

Acordar algo con la intención de incumplirlo me parece una de las faltas morales más graves porque impide la convivencia humana a todos los niveles. Desde las relaciones interpersonales hasta las internacionales. Causa una profunda humillación en quien confió y un sufrimiento inmenso innecesario porque destruye todo, no solo lo acordado.

Hasta para finalizar una guerra es necesario creer en la honorabilidad del enemigo, en que cumplirá lo que dice.

Seguir leyendo