La realidad es tozuda

Decía Ferraris “la realidad tiene algo irremediable”. Y es que ante la imposición postmoderna de que todo es representación y copia de copia -incluso sin original-, la realidad es tozuda, no todo parece ser interpretación. Lo más probable es que exista una realidad al margen de nuestra representación. Y es que no tengo, ni mucho menos, todas las variables. Ferraris lo ve “la realidad tiene algo irremediable”.

Si no acepto la posibilidad de una realidad irreductible, de algo que me desborda, entonces todo queda en simulacro, todo es historia, todo es verosímil. Y el problema no es que digamos que algo es verosímil, es olvidarse de que es verosímil porque lo decimos.

Sócrates explica cuando le condenan que la filosofía ha sido la razón de su vida, y que aún así no lo es todo. Está la vida. Está el amor (ver Apología de Sócrates) Que hay que saber que la filosofía es un juego, que hay que tomárselo muy en serio, pero sin perder de vista que es un juego. Todo acercamiento a la verdad es  eso en el mejor de los casos, un acercamiento a la verdad, no la verdad. Cuando nos aferramos a una verdad, nos cerramos a la posibilidad de verdad, a esa realidad tozuda e irremediable que parece existir sin nuestro concurso.

Seguir leyendo

Despertar…

… a veces los mayores regalos de la vida -como el “ver lo que había estado velado”- son como un despertar a un mayor conocimiento, y por ende a un nuevo nivel.

Pero el despertar es de alguna manera una muerte. Una muerte para poder amanecer siendo otro. Como la oruga despierta en mariposa.

Las creencias funcionan como potencias, y las creencias que han brotado de un despertar, aún más. Tal es su fuerza que son capaces de generar realidad desde la irrealidad. Es su fuerza tal, que contra las creencias no hay razones, sino que es preciso oponerles otras creencias de sentido contrario y mayor fuerza -¿y quien posee la creencia- fuerza de sentido contrario para oponerse? – a nivel práctico, nadie, de manera que la oposición es la pereza.

“lo veo, solo queda hacerlo” es una creencia-fuerza nacida de un despertar, capaz de crear la realidad que sin su concurso no existiría.

Seguir leyendo

Vallenato

Mi Vallenato preferido es éste. Hasta hoy no he podido dar con él porque tan solo lo oí en una “picada” de carretera almorzando sopita guajira con altavoces de discotecadifundiendo notas a todo trapo y un gallo de cresta enhiesta cantando con  Silvestre en los quejidos más agudos de la canción “tú eres mi razón de ser” kikirikiii “te fui a dar un besito y me dijiste no” kikirikiiii, “como quieres que yo no busque la verdad” Kirikiii, “y el mundo estalló” ¡ ki kikiri kiiiirikiiii!

Los vallenatos me parece que cumplen una labor pedagógica (se puede enseñar cualquier cosa si se repite a todas horas) y reflejan toda una antropología, la de la zona caribeña colombiana.

Este sería según Husserl el conocimiento natural, que empieza en la experiencia y permanece dentro de la experiencia: es el mundo ¡pues qué bien! ¡me quedo!

.

Seguir leyendo