Hablar por uno mismo

 

Ha de llegar el momento de hablar por uno mismo

en primera persona,

no como aquel que quiere vencer con sus palabras

no como aquel que habla en nombre de su dios

no como aquel que recita de memoria

ni como aquel que dice decir la verdad y la rodea para ello de misterio

sino como testimonio de la vida propia, empeñando la propia vida.

Continue Reading

ACMÉ florecimiento

Antiguamente no se hablaba del nacimiento de una persona como momento cronológico a tener en cuenta, sino más bien el de su florecimiento, su ACMÉ, el momento vital en el que la persona está en su máximo esplendor, de algún modo en línea con su finalidad. No solía ocurrir antes de los 49 años.

Sería el momento de poder decir:    -Sí, lo he hecho.

Esa realización puede que otros la aprovechen  para sus propios fines, o tal vez para desvirtuarla y corromperla. Pero esa posibilidad se abrió porque antes, alguien logró que existiera.

http://www.youtube.com/watch?v=2tRoBlEWoZY

Y la pregunta es: ¿Lo he hecho?

Continue Reading

El olvido que seremos

Abad Gómez, el padre, y Abad Faciolince, el hijo y autor del libro.

“Para mi papá el médico tenía que investigar, entender las relaciones entre la situación económica y la salud, dejar de ser un brujo para convertirse en un activista social y en un científico. En su tesis de grado denunciaba a los médicos-magos: “Para ellos, el médico ha de seguir siendo el pontífice máximo, encumbrado y poderoso, que reparte como un don divino a familiares consejos y consuelos, que practica la caridad con los menesterosos con una vaga sensación de sacerdote bajado del cielo, que sabe decir frases a la hora irreparable de la muerte y sabe disimular con términos griegos su impotencia.” Se enfurecía con quienes querían simplemente “aplicar tratamientos” a la fiebre tifoidea en vez de prevenirla con medidas higiénicas. Lo exasperaban las “curaciones milagrosas” y “las nuevas inyecciones” que los médicos daban a su “clientela particular” que pagaba bien las consultas. Y la misma revuelta interior la sentía contra quienes “sanaban niños” en vez de intervenir en las verdaderas causas de sus enfermedades, que eran sociales.

Yo no recuerdo, pero mis hermanas mayores sí, que a veces las llevaba también al Hospital San Vicente de Paúl. Maryluz la mayor, se acuerda muy bien de una vez que la llevó al Hospital Infantil y la hizo recorrer los pabellones, visitando uno tras otro a los niños enfermos. Parecía un loco, un exaltado, cuenta mi hermana, pues ante casi todos los pacientes se detenía y preguntaba: “¿Qué tiene este niño?” y él mismo se contestaba: “Hambre” Y un poco más adelante: “¿Qué tiene este niño? Lo mismo: hambre” “¿Y este otro? Nada, hambre ¿Todos estos niños lo único que tienen es hambre, y bastaría un huevo y un vaso de leche diarios para que no estuvieran aquí. Pero ni eso somos capaces de darles: un huevo y un vaso de leche! ¡Ni eso, ni eso! ¡Es el colmo!”

“Decía que la sola medida de dar agua potable y leche limpia salvaba más vidas que la medicina curativa individual, que era la única que querían practicar la mayoría de sus colegas. (…) Defendía la idea elemental -pero revolucionaria ya que era a favor de todo el mundo y no de unos pocos- de que lo primero es el agua y no deberían gastarse recursos en otras cosas hasta que todos los pobladores tuvieran asegurado el acceso al agua potable. “La epidemiología ha salvado más vidas que todas las terapéuticas, escribió en su tesis de grado.

(…) Un político muy importante, Gonzalo Restrepo Jaramillo, había dicho en el Club Unión -el más exclusivo de Medellín- que Abad Gómez era el marxista mejor estructurado de la ciudad y un peligroso izquierdista que había que cortarle las alas para que no volara. Mi papá se había formado en una escuela pragmática norteamericana (en la Universidad de Minnesota) No había leído nunca a Marx y confundía a Hegel con Engels.”

Héctor Abad Fancioline

Libro bellísimo y desgarrador sobre su padre, médico de Medellín, Colombia, asesinado. Ya escribí sobre él cuando lo encontré y me cautivó -y sigue haciéndolo- en la biblioteca de una universidad colombiana de cuyo nombre…

Continue Reading

Por pura necesidad…

Cuando se descubrió un nuevo continente en 1492, España era una nación pequeña, recién constituyéndose como estado tras 800 años de guerra con los musulmanes ¿De dónde sacaría las personas, las naves, las armas, el dinero para una conquista de tamaña magnitud?

Paradójicamente, se sacó de las carencias. Se sacó del hambre, de la insuficiencia institucional, de la falta de perspectiva. De la necesidad. Del “no hay más remedio”.

La mayoría de personas satisfechas y afortunadas  no tienen incentivos para embarcarse en aventuras que permutan bienestar y seguridad por sobreesfuerzos e incertidumbres.

Por desgracia, desde entonces y hasta ahora, mostrarse humilde con los humildes y altivo con los altivos, aún siendo la mejor forma de ser humano, sigue siendo la peor forma de medrar.

Continue Reading

El mundo en 2050

Esta es la entrada 900 de este blog. Y vamos a celebrando con las previsiones de 6 personas punteras en diversas disciplinas respecto a lo que será la vida humana en 37 años más, que espero ver y disfrutar:

Visiones para el 2050

Estas y otras fuentes apuntan a la paulatina desaparición del envejecimiento, a la globalización de lo orgánico y su interacción con la máquina, lo que conllevará un cambio de concepto fundamental de lo que un humano es y sus relaciones con la cotidianidad (el trabajo, la familia, la amistad, el conocimiento) y con el universo. Yo añado que para entonces deberíamos haber salido del planeta (y yo me apunto como voluntaria) pues como dice Carl Schmitt en su precioso opúsculo Tierra y mar, “todo ordenamiento fundamental es un ordenamiento espacial. El comienzo de los grandes períodos históricos va precedido de grandes conquistas territoriales” y ya somos 7.000.000.000 de coetáneos compartiendo este planeta que se nos queda pequeño.

Como decía Herbert Alexander Simon en su magnífico libro Las ciencias de lo artificial de 1996 (aquí un resumen), el mundo que vivimos es mucho más artificial que natural.

Sólo dos ejemplos:

1-según la NASA, alrededor de la Tierra orbitan actualmente unos 5.600 satélites artificiales (aunque solo 800 están en activo). El primero fue el Sputnik en 1957.

2-Nuestro mundo ya es más virtual que real. Cada 60 segundos, se realizan 2 millones de búsquedas en Google. Se publican 261.000 imágenes en Instagram. Se suben 72 horas de vídeo a Youtube. Se pulsan 1.800.000 “Me gusta” en Facebook. Se publican 278.000 tweets. Se envían 204 millones de emails. En Skype se generan 1.400.000 conexiones. Se registran 70 nuevos dominios. Se crean 571 páginas webs. Se publican 347 posts en blogs de WordPress.

Y acabo con un un iluminador fragmento de Carl Schmitt:

“El terror humano ante lo desconocido es muchas veces tan grande como su horror ante el vacío, aunque lo nuevo sea superación de ese vacío. Por eso, muchos ven solo desorden sin sentido donde en realidad un nuevo sentido está luchando por lograr un nuevo orden. Es verdad que el viejo nomos se hunde y con él todo un sistema de medidas y proporciones. Pero en el venidero pueden nacer medidas justas y formarse proporciones sensatas”


Continue Reading

Festival de Música Sacra de Bogotá

Recientemente se ha celebrado el Festival de Música Sacra de Bogotá, organizado por Marianna Piotrowska y en el que colaboramos en su patrocinio.

Un privilegio asistir con mis hijas

El motivo ha sido La Reconciliación, un asunto que Colombia está viviendo con intensidad, con mucho dolor acumulado y esperanza y al cual el presidente Santos se refirió en la clausura, como vemos a continuación.

Doy desde aquí la enhorabuena y las gracias a Marianna, que es de aquellas personas que viven el “lo veo, solo queda hacerlo”. Según sus propias palabras “Es una invitación a todas las personas a recordar, compartir, comprender y a aprender unos de otros, dejar de un lado las diferencias y unir fuerzas.”

Festival Música Sacra Bogotá, La Reconciliación

Festival Música Sacra

Continue Reading

¿Por qué una obra de arte es tan relevante?

Una obra de arte cuando nos toca, cuando nos roza, cuando nos llega a conmover -movernos con ella- es una experiencia no propia que me permite conocer lo que no voy a vivir en sentido estricto. Por eso una obra de arte es tan relevante, porque amplía mi experiencia no vivida. Es en alguna medida un conocimiento práctico de lo que no puedo o no quiero conocer en primera persona.

Como magnífico ejemplo, la obra maestra Los Miserables, de Víctor Hugo:

Los Miserables de Víctor Hugo. Película completa.

La novela trata sobre el bien, el mal, el peso de la ley y la justicia, el coraje del perdón. El valor y su luz incluso entre la miseria humana y el horror que nos infligimos. Refleja la vida de aquella época, la rebelión de 1832 en Francia. Es una manera de dar voz a los oprimidos, por eso conmueve hoy como lo hizo en su momento.

El humano sometido a la necesidad extrema es conducido hasta el límite de sus recursos, y al infortunio para todos los que transitan por este camino.

Trabajo y salario, comida y cobijo, coraje y voluntad, para ellos todo está perdido. La luz del día se funde con la sombra y la oscuridad entra en sus corazones; y en medio de esta oscuridad el hombre se aprovecha de la debilidad de las mujeres y los niños y los fuerza a la ignominia. Luego de esto cabe todo el horror. La desesperación encerrada entre unas endebles paredes da cabida al vicio y al crimen…
Parecen totalmente depravados, corruptos, viles y odiosos; pero es muy raro que aquellos que hayan llegado tan bajo no hayan sido degradados en el proceso, además, llega un punto en que los desafortunados y los infames son agrupados, fusionados en un único mundo fatídico.

Ellos son “Los Miserables”, los parias, los desamparados.

Victor Hugo, Los Miserables
Continue Reading