Victoria Camps. Filosofía del envejecimiento.

 

Un viejo deja de ser contemporáneo:

[embedyt]http://www.youtube.com/watch?v=LZMpXiPq8p8

La novedad produce inquietud. Y una persona que ya no es contemporánea, se refugia en sus antiguos hábitos y costumbres, los cuales proporcionan una seguridad ontológica.

Pero la actitud de cada uno ante el deterioro puede ser muy distinta y se puede hacer de la necesidad virtud. Vivir el final de la vida como un desafío parece una buena manera, con valor, plantando cara.

Miren por ejemplo la actitud de Charles Eugster, de 93 años, una actitud centrada en el cuerpo, para no dejarle abandonar, para no permitirle rendirse. No nos comenta en su charla lo que después hace con él si acaso no fuera un fin en sí mismo:

[embedyt]http://www.youtube.com/watch?v=rGgoCm1hofM

 

Seguir leyendo

Hablar por uno mismo

 

Ha de llegar el momento de hablar por uno mismo

en primera persona,

no como aquel que quiere vencer con sus palabras

no como aquel que habla en nombre de su dios

no como aquel que recita de memoria

ni como aquel que dice decir la verdad y la rodea para ello de misterio

sino como testimonio de la vida propia, empeñando la propia vida.

Seguir leyendo

Logos y Dabar

Cuando irrumpió el Cristianismo confrontando la tradición hebrea y griega, cambió la visión del mundo y con ella el significado de muchas palabras esenciales, que a veces sin dejar de escribirse y pronunciarse igual, y en otras ocasiones en cambio incorporando palabras antes desconocidas, indicaban realidades muy distintas. Nuevas y radicales diferencias de transitar por el mundo.

Así en griego logos, significando palabra, formaba parte del campo de significación de pensar, hablar, razón, calcular, sentido. El tiempo derivado era una entidad fijable, medible. Mas en hebreo dabar, Platón Aristótelesademás de palabra significaba acto, un brotar desde la raíz, un manifestarse. Decir y actuar iban de la mano. El tiempo en esta visión del mundo pertenece a la categoría experiencial, subjetiva.

Si las palabras son mediadoras entre la realidad del mundo -dando por supuesto que existe- y la subjetividad humana, aunque no sólo, hablar de una determinada manera u otra transmiten una experiencia vivencial básica de nosotros mismos y del mundo muy distintas.

¿Y hoy? denominar móvil o celular al teléfono que llevamos con nosotros o bien ordenador o computador a la máquina con la que trabajamos, o decir ahoraahorita o al tiro, nos están indicando matices vivenciales diferenciales máximamente relevantes que si no conocemos, no entenderemos la cultura en la que se aplican. A continuación música supuestamente de la Antigua Roma, cuya fecha final del Imperio se suele atribuir al 473, comenzando entonces la Edad Media con los valores cristianos como base social y filosófica durante 10 siglos.

La música también refleja la visión del mundo y además de un modo imposible de describir con palabras. Estos Himnos ortodoxos del Monte Athos nos lo demuestran. No es aquí  al logos al que cantan:

 

Seguir leyendo

Construir mariposas artificiales y ser inmortales

 

Nos enfrentamos a otros tipos de belleza… que reconocemos. Construcción de mariposas a partir de teléfonos móviles

El próximo inquietante video de CGI es obra de Jean Paul Frenay, la alucinación dirigida sin materia, una imagen en el cerebro que puede ser programada Paraísos -u horrores- de lo que no existe ¿o sí?

 

Y el futuro, conservar la conciencia y así no morir, sino, como las mariposas, metamorfosearnos: Ray Kurzweil. En 20 años seremos inmortales

Es interesante ver la serie Caprica, en la que podemos pasar nuestra conciencia a nuestras copias, quedarnos en mundos virtuales o intentar volver a la realidad, virtiendo esa conciencia -la nuestra- donde se vierta:

 

Seguir leyendo

La falta de fuerzas

 

 

 

El verdadero declinar, la falta de fuerzas, nacería así de cansar a los demás. De nuevo el cansancio que uno tiene es el cansancio que uno da, que uno procura. «Me cansas» es peor que «me irritas».

Al menos cabe esta inquietud, la de si estamos cansados o si cansamos. Y la de hasta qué punto tendrá una cosa que ver con la otra. Mientras tanto, el tono cansino va apoderándose de cada cual y se aloja en las comisuras resecando la mirada. Y no sólo. No es patrimonio de ninguna edad. No faltan jóvenes agotados. Nada por esperar, salvo el deseo de que en ningún caso suceda algo. Que no ocurra nada, decimos. Nos felicitamos de que no haya novedades, que empezamos a identificar con posibles malas noticias. Y, mientras tanto, sin saberlo, nuestra llegada no es ya la irrupción de la alegría. Porque ya no lo es para nosotros llegar.

Ángel Gabilondo 

 

 

¡Claro!

 

Seguir leyendo