Torres del Paine

El mazizo Torres del Paine, en la imagen desde el aire, es también espectacular y grandioso desde tierra.

Son estos parajes y la comparación con las horas de camino que se han de emplear para llegar a ellos, lo que ayuda a poner los pies en la tierra -en caso de haberlos separado de ella- y a valorar cada momento de Vida.

Estoy teniendo estos días de Navidad el privilegio de caminar con mi familia por esta zona de grandes hielos del planeta, que está en disminución. En estas caminatas recordamos que vivimos en el periodo Cuaternario, que se inició hace 2 millones de años y es destacable por sus numerosas glaciaciones -no cuatro, sino 20-. El Cuaternario a su vez se divide en Pleistoceno y Holoceno, este último desde hace solo 10.000 años, caracterizado porque ha sido la fecha desde la última glaciación.

Ciertamente el planeta se calienta y retroceden las zonas de hielos, pero no debemos olvidar que hay otros factores cósmicos y que las 20 últimas glaciaciones se debieron más a cambios orbitales que hicieron que llegara menor radiación solar a amplias zonas del planeta. Tampoco olvidemos que entre los siglos XIV y XIX hubo un periodo de frío conocido como la Pequeña Edad de Hielo en la que hay evidencias de que se patinaba en invierno en el Támesis o que en 1780 se iba andando por el hielo desde Manhattan a la Isla de Staten. En definitiva, los estudios parecen evidenciar que estamos disfrutando de un periodo interglaciar. Pues eso, a disfrutarlo.

Quizá también te interese

1 comentario

  1. Bonito lugar y grandes recuerdos.
    La montaña te enseña los valores de la vida, la lucha por la supervivencia te hace conocedor de los límites de tu cuerpo y en momentos en los que parece que han finalizado tus energías recibes un ayuda interior como recompensa de tu esfuerzo que te hace darte cuenta de que a veces la cima no está al final de una pared.
    Un saludo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *