Una residencia de mayores: un lugar inesperado para sanar

Las potencialidades y ocasionalmente la sabiduría de las personas mayores están desperdiciadas.

No todos los mayores son sabios, pero acaso para ser sabio se haya de ser mayor.

¡Las residencias de mayores tienen tales potencialidades desperdiciadas para ayudar a los jóvenes! ¡tanta experiencia junta, tanto conocimiento, tanta paciencia!

A continuación un caso de una joven atropellada por un camión que fue adoptada por un hogar de mayores en su recuperación. Una historia contada por ella misma, como se han de contar estas cosas, dando voz, no asumiendo la voz de otro:

Un inesperado lugar para sanar. Ramona Pierson (con texto en castellano)

¿No sería mejor para todos pedirles a nuestros mayores que darles? La vejez es tiempo de agradecimiento y el agradecimiento se demuestra devolviendo tanto o más que lo que nos dieron.

A menudo seguimos haciendo lo de las monarquías absolutas, arrogándonos el derecho a decidir por los demás  “todo para el pueblo pero sin el pueblo” y eso no solo no funciona, sino que es humillante para el afectado, que no cuenta ni para decidir qué quiere, ni encuentra ocasión de devolver lo recibido.

Quizá también te interese

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *