Wikileaks. El poder. El Estado.

 

Julian Assange Julian Assange of the WikiLeaks website holds up a copy of The Guardian newspaper as he speaks to reporters in front of a Don McCullin Vietnam war photograph at The Front Line Club on July 26, 2010 in London, England. The WikiLeaks website has published 90,000 secret US Military records. The Guardian and The New York Times newspapers and the German Magazine Der Spiegel have also published details today.

¿Qué hay en el fondo de la ciberguerra entre los estados y la sociedad civil internauta desatada por las publicaciones de documentos secretos mediante Wikileaks?

 ¿Tal vez en el fondo lo que se está poniendo en cuestión sea al estado?. El estado es quien ostenta el monopolio legal de la violencia en un territorio, decía Max Weber.

Según esto, el estado, para protegerse a sí mismo, puede utilizar hasta la violencia, la última y más cara de las formas de dominio. Y eso es muy peligroso porque con un afán preventivo puede anular la libertad, puede ocultar lo que le convenga, hacer lo que considere oportuno, inventar una cortina de humo para que no se note lo que de verdad está imponiéndonos hurtándolo del debate público, etc, y todo por nuestro bien. Lo de que el fin justifica los medios. Y no nos engañemos,  así es y así ha de ser en algunas ocasiones. Es el mejor sistema que hemos encontrado a lo largo de la historia. También es cierto que nuestro concepto de justicia ha avanzado y estamos muy hartos de los abusos , de la corrupción (que se desarrolla tanto mejor cuanto más opaco sea el entorno) y de que alguien, al estilo clerical, nos interprete las escrituras.

 Las democracias se dotan de mecanismos para poner límites a las tentaciones de los gobernantes de turno de derivar hacia un poder totalitario. No olvidemos los sangrantes ejemplos de aquellos dictadores que accedieron y acceden al poder por medios democráticos, para, desde ahí, investidos de mayores atribuciones, debilitar o eliminar la democracia. Tal vez el más famoso sea Hitler. La II Guerra Mundial causó 60 millones de muertos.

 Los documentos que ha dado a publicar Wikileaks nadie los ha negado y a nadie han extrañado. Todos sabíamos que algunas grandes empresas farmacéuticas hacían ensayos en países donde no había legislación al respecto, que ciertos países vendían y venden encubiertamente armas, etc. Wikileaks lo que ha hecho es poner datos encima de la mesa de algunas de estas cosas ya sabidas o intuidas. Cosas sabidas y no pasadas por la justicia ¿cómo iban a pasarlas por la justicia los estados si han sido los propios estados quienes las han hecho o permitido, cuidándose muy mucho de que no pasaran por la justicia, haciendo efectivo su monopolio legal de la violencia en un territorio?.

 Me parece, aunque he de pensarlo más, que lo que se dirime aquí es que haga aguas ese monopolio legal de la violencia en los estados si pierden el control de sus propias filtraciones. Si éstas se difunden por medios alternativos que escapan a su manejo y presión habitual.

 Se dirime el controlar lo que el ciudadano deba saber y cuando.

 Pero ¿actúan nuestros gobiernos democráticos en nuestro nombre para decidir la versión censurada que debemos saber de las cosas?. Si. Por supuesto. Y legalmente. Y no nos rasguemos las vestiduras que eso ya lo sabíamos desde siempre y a veces es hasta necesario. Pero ahora hay nueva tecnología que permite burlar algunos secretos y acercarlos en segundos a todo el planeta. A todo el planeta conectado, el resto se va quedando en otra época de la historia.

 Como no iba a ser menos, estos documentos que Wikileaks ha puesto en manos de varios medios de comunicación, están siendo publicados por estos bajo sus criterios, lo cual también supone una forma de imponernos su poder de manejo de información. Los humanos somos así. Todos, incluso con la mejor de las intenciones teniendo como fin“el bien común” que es lo que más miedo me da; prefiero “el interés común”, que al menos reconoce que el bien para Pepe puede ser distinto del bien para Pilar.

¿Qué piensan? ¿Entramos en una nueva era también por esta vía? ¿Vivimos tiempos de cambios tan profundos que probablemente no podamos ni imaginar como nos habremos transformado cuando esto acabe?. Las ciencias, las tecnologías, la economía, la conexión inmediata entre los cibernautas del planeta… un nuevo concepto de ser humano se está gestando. El problema es cómo metabolizar todos estos cambios, porque a lo largo de la historia se ha hecho con guerras y destrucciones masivas que preparan un nuevo comienzo. Sabiéndolo ¿podremos evitarlo esta vez?. ¿Usted qué piensa?.

 Seguiremos con Wikileaks en este blog. De momento les recomiendo mirar desde Google las múltiples páginas de Wikileaks.mirror -porque al original Wikileaks lo han censurado, pero han proliferado  las webs espejo por la red-. Les facilito también el acceso a las siguientes páginas.

¿Quien es Julian Assange?

http://en.wikipedia.org/wiki/Julian_Assange

¿Dónde está Wikileaks?

http://www.rtve.es/mediateca/videos/20101210/bunker-wikileaks-estocolmo-a-30-metros-bajo-tierra/960533.shtml?s1=noticias&s2=&s3=&s4=

¿Y Julian Assange hoy?

http://www.rtve.es/mediateca/videos/20101207/caso-assange-novela-policiaca-thriller-judicial/955677.shtml

Otros:

Julian Assange en abril de 2010 en una entrevista sobre “colateral murder”

http://www.colbertnation.com/the-colbert-report-videos/270712/april-12-2010/julian-assange

Página dedicada a diversos temas de Wikileaks

http://www.huffingtonpost.com/news/julian-assange

Quizá también te interese

4 comentarios

  1. Es bastante evidente que los Estados afectados por las desvelaciones de Wikileaks ya están ejerciendo diferentes “violencias” para contrarrestar la vulnerabilidad que supone la repentina transparencia de todos esos secretos diplomáticos: la oportuna acusación a Assange, la publicación exclusiva de los cables más sensacionalistas, etc…

    Pero discrepo con tu opinión en un punto: el monopolio de la violencia no hace aguas porque un sistema de seguridad (hoy la diplomacia de USA, ayer el Cesid, mañana el Mossad…) haya fallado; hace aguas desde hace años porque existe una tecnología que nos permite acceder a todos los datos del conocimiento global.
    Ademas en evolución constante:
    http://www.elpais.com/articulo/internacional/Openleaks/dias/Red/elpepuint/20101210elpepuint_21/Tes)

    Por este motivo, opino que el reto actual es centrar nuestro esfuerzo no en acceder a los datos -que eso ya lo hacen otros como Assange o los millones de usuarios de twitter- sino en discriminarlos, contextualizarlos e interpretarlos convirtiéndolos en verdadera información de la que poder extraer opiniones no influidas.

    Una herramienta útil para hacerlo son las infografias que ya se comienzan a utilizar en algunos medios independientes:
    http://www.informationisbeautiful.net
    http://flowingdata.com/
    http://www.ted.com/speakers/david_mccandless.html

    Un ejemplo que viene muy al caso: El Estado Español ha declarado el estado de alarma por 15 dias prorrogables (que acota nuestras libertades como ciudadanos) y acusa a unas personas que, en su termino más radical, han ejercido su libertad para no trabajar (solicitando penas de prisión de hasta 8 años) porque han producido daños valorados en 500 millones de euros (según la Fiscalia General).
    ¿A caso ese mismo Estado ha solicitado responsabilidades a alguno de los responsables de la crisis en la que nos encontramos? ¿Ha intentado identificarlos? ¿Se ha molestado en valorar los daños económicos infinitamente mayores que pagamos todos cada día? ¿Alguno de los responsables será juzgado de algún delito? ¿Por qué socializa las perdidas de las entidades financieras donando mediante el FROB 12.000 millones (24 veces más que el daño de los controladores)?
    Contextualicemos los datos por favor.

    PD: Os recomiendo ojeeis la novela grafica de Alan Moore “V de Vendetta” pues parece que su protagonista se ha convertido en el icono de los que defienden a Assange.

  2. Es obvio que indirectamente se está aplicando la violencia para el dominio de algunos factores que hacen en la mayoría de los casos temblar el poder político. Pues bien, estamos en gran parte de los estados conviviendo en una democracia, donde no cabe duda que la libertad de expresión está a disposición de todos los que formamos el estado, es decir la comunidad humana.

  3. Comparto la preocupación del Sr. Montoya porque la cantidad de información vertida dificulte el análisis de la misma como para que llegue a ser de utilidad. Incluso la abundancia de información puede ser en si mismo una táctica desinformadora buscada. En este sentido se manifiesta también Simon Chesterman en un artículo publicado en La Vanguardia ayer. Chesterman manifiesta además su preocupación porque la consecuencia no sea una mayor transparencia sino un mayor secretismo con mayor cuidado en cuanto a la información escrita. Por otra parte, si no ocurre nada con esta información me temo que la transformación a la que podemos asistir, en respuesta a la pregunta de la Sra. Almagro sobre si entramos en una nueva era por esta vía, es a una frivolización de esa información y que convirtamos esto en otra forma de reality show. Algo así como un “Wikileaks Deluxe” de Tele 5, en el que asistamos al vertido de acusaciones de unos contra otros con la pasividad con que ahora se hace entre los personajes de los reality show al uso, y lleguemos a ver normales los vuelos secretos de la CIA, las presiones a los jueces o los chantajes a las empresas.
    Particularmente no creo que una transparencia absoluta sea deseable. Imagino que los expertos en mediación y negociación no se sentirían potenciados de tener que actuar con absoluta transparencia. Y aún a riesgo de abusos, quizás las consecuencias indeseables puedan ser peores. Pero, puesta la información sobre la mesa, sobre todo lo que sería más lamentable es que hecho patente un delito no tuviera ninguna consecuencia.

  4. Totalmente de acuerdo Francisco, excepto en esa “responsabilidad de tutela” que le adjudicas a Estado.
    Mi reivindicación se orienta más hacia la “responsabilidad individual” y a la “especialización de los canales de comunicación”, creo que deberíamos discernir libremente (y mejor) entre las informaciones (no bombardeo de datos) ya interpretadas por unos medios más neutrales y objetivos.
    Creo que si no evolucionamos en esa dirección, no podremos digerir la ventaja principal que nos ofrece la red global, y lo que son ventajas se convertiran en inconvenientes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *