… y me encontré con Marco Polo en Roma

Somos nómadas. En todo éxodo decisivo, el peligro del caminante es constitutivo de su caminar “caminante no hay camino, se hace camino al andar”.

Cada vez los mares están más abiertos, se evaporan las aguas, se diluye el éxito, se desdibuja la fe, a fin de dejar espacio.Pilar Almagro y Marco Polo

Quizá también te interese

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *